Cultura

Arte y decisión

Arte y decisión

En el 1250 de la New York Avenue de Washington DC hay un precioso edificio estilo Neo-Renacimiento diseñado a comienzos del siglo XIX como Templo Masónico. Ironías de la historia, cien años después allí se aloja el único museo del mundo dedicado a las artistas mujeres. Amantes del arte, Wilhelmina Cole-Holladay y su esposo Wallace descubrieron allá por los 70 que no había demasiada información sobre artistas mujeres.

Entonces se pusieron a coleccionar obras de mujeres. En 1987 inauguraron el Museo Nacional de Mujeres en las Artes (NMWA). Cuenta con más de 5.000 obras que van desde el siglo XVI a hoy: pinturas, fotografías, esculturas, que se mezclan con ideas y pensamientos de mujeres de todo el mundo. Está la discriminación, la maternidad, la homosexualidad, el trabajo, los miedos, la muerte.

“Las mujeres artistas habían sido marginadas durante siglos. Las convenciones sociales limitaban su pintura, los temas que podían retratar y las formas en que podían marcar el arte para los mecenas. El sesgo de género es menor hoy, pero las artistas contemporáneas todavía enfrentan obstáculos y disparidades. El arte de las mujeres está constantemente subrepresentado en la colección de museos y exposiciones en todo el mundo”, se lee.

La exposición "Live dangerously" puede verse por estos días en el Museo Nacional de las Mujeres en el Arte de Washington DC.

La exposición "Live dangerously" puede verse por estos días en el Museo Nacional de las Mujeres en el Arte de Washington DC.

Además de la colección permanente, por estos días se exhibe “Live Dangerously” (vivir peligrosamente). Hay cien fotos en tamaño gigante de cuerpos de mujeres acostadas boca abajo en distintos lugares y paisajes. A primera vista podría parecer un manifiesto contra violaciones y femicidios. No se trata de eso. Son figuras que provocan, pero están vivas.

Y hay más: madres desnudas disfrutando del agua con sus bebés, chicas trepando árboles, prendiendo fuego, bailando. El mensaje es el opuesto: ante las representaciones históricas de mujeres pasivas, estas figuras tomadas por fotógrafas mujeres enfrentan montañas rocosas, densas selvas yaguas turbulentas. No están intimidadas, están despreocupadas. Son ellas las que deciden cómo llevar adelante sus vidas.