Cultura

Crítica de "Doubles vies": Hablando se entiende la gente

Crítica de

Llegó metadona francesa para aquellos que están sufriendo síndrome de abstinencia por la falta de su dosis anual de Woody Allen. Si bien Olivier Assayas declaró que su inspiración fue Éric Rohmer (más precisamente El árbol, el alcalde y la mediateca), lo cierto es que Doubles vies también nos transporta al mundillo de las películas del neoyorquino.

Es decir, un ecosistema pequeñoburgués, poblado por personajes instruidos e inteligentes, que habitan hermosos pisos y casas de campo, en el que la palabra tiene una centralidad absoluta: las conversaciones son la acción. Más que conflictos aquí hay situaciones, planteadas en una sucesión de cuadros dialógicos.

Se trata de dos parejas: la formada por un editor literario y una actriz (una Juliette Binoche que cada día brilla más), y la de un escritor (el gran comediante Vincent Macaigne, que podría formar parte de la galería de alter ego de Allen) y la asesora de un político. Sus andanzas charladas se producen en almuerzos, cenas, reuniones de amigos o incluso conferencias y, tal como deseó Assayas, están imbuidas del espíritu de Rohmer en cuanto a su encanto y simpatía.

Y su aparente liviandad. Porque son diálogos agudos, veloces, que exigen un alto grado de concentración y atención. La mayor parte gira alrededor de cómo las nuevas tecnologías afectan al consumo cultural y a las generaciones nacidas en las décadas del ‘60 o ’70, obligadas a adaptarse a la revolución digital para conservar sus posibilidades laborales.

Literatura, mercado editorial, periodismo, cine, televisión, política son los tópicos que tocan estos personajes zumbones, a los que tal vez podría acusarse de ser meros instrumentos diseñados para reproducir, cual cabezas parlantes, las ideas de Assayas. Pero el director consigue darles vida y sentimientos propios.

A esto contribuyen los romances cruzados. Y aquí está una de las tesis no verbalizadas de la película: así como la tecnología modificará el universo productivo, son tiempos en que se empiezan a sacudir otros contratos sociales, como la monogamia. En el mundo que propone Assayas, la infidelidad no es una falta grave sino uno de los bastones posibles para sostener la longevidad de una pareja.


“Doubles vies”

Muy buena

Comedia dramática. Francia, 2018. 107’, SAM 13. De: Olivier Assayas. Con: Juliette Binoche, Guillaume Canet, Vincent Macaigne, Christa Theret, Nora Hamzawi. Salas: Atlas Nordelta, Atlas Patio Bullrich, Cinema City General Paz, Lorca, Village Recoleta.