Cultura

Cuarentena por coronavirus: la ejecución de Aramburu, contada por María O'Donnell

Cuarentena por coronavirus: la ejecución de Aramburu, contada por María O'Donnell

Por qué lo recomendamos. Aramburu, la investigación de la periodista María O'Donnell, que ya está en las librerías se lee como un thriller y nos habla de cosas que, aunque pasaron hace ya 50 años –¡medio siglo!–, nos siguen interpelando.

La historia es más que conocida: entre el 29 de mayo y el 1° de junio de 1970 el grupo Montoneros secuestra en su casa y ejecuta en una quinta a Pedro Eugenio Aramburu, uno de los impulsores del golpe del '55 contra el gobierno de Perón y que un par de meses después del golpe fue designado presidente.

El comunicado que contó esa ejecución resuena en la memoria de muchos.

"Al pueblo de la Nación: La conducción de Montoneros comunica que hoy a las 7.00 horas fue ejecutado Pedro Eugenio Aramburu.

Que Dios Nuestro Señor se apiade de su alma.

Perón o Muerte - Viva la Patria MONTONEROS"

"Aramburu", de María O';Donnell.

"Aramburu", de María O'Donnell.

Cuerpo por cuerpo

El libro de María O'Donnell, sin embargo, arranca mucho después, ahora, en diciembre de 2019, cuando un guía del cementerio de la Recoleta les cuenta a los turistas la historia del hombre que, además de derrocar a Perón, robó el cadáver de Evita. Y, como para no dejar hilos sueltos, cuenta: "En 1974 otros Montoneros entraron de noche al cementerio y de esta bóveda (..) se robaron el cadáver de Aramburu. Para devolverlo exigieron a cambio el de Eva".

Hoy están los dos a metros de distancia.

Pero a O'Donnell no le alcanza esta simetría y cuenta, también, la casualidad que llevó al secuestro de ese cadáver –un guarda que se quería levantar a una chica que resultó ser una montonera– y, sobre todo, de dónde sale el grupo y cómo se arma el golpe que dieron en 1970, cuando tenían poco más de 20 años.

Fernando Abal Medina a Aramburu

La escena en que tres jovencitos se plantan frente al encargado del edificio donde vive Aramburu es cinematográfica: "Del asiento del acompañante descendió, vestido con un sobretodo oscuro, Ignacio Vélez Carreras; Fernando Abal Medina y Emilio Maza salieron del asiento trasero y con ropa militar".

"Buen día. Venimos a buscar al general Aramburu" –le dicen al hombre. Tienen que impostar la voz, hacerse los hombres, para que no se note que esos uniformes no les pertenecen. El encargado duda, pero accede.

Arriba es todo demasiado fácil: la mujer que les cree, la sospecha de una conspiración dentro del Ejército contra Aramburu que enturbia toda, la frase que Fernando Abal Medina le dice al militar mirándolo a los ojos: "Mi general, usted viene con nosotros".

Y Firmenich

El líder montonero está en la calle, en el momento del operativo, disfrazado de policía y cuidando que no haya imprevistos.

En el libro de O'Donnell es una figura central: la investigación se estructura alrededor de una entrevista con él en la hermosa localidad de Sitges, en la costa catalana.

No es sencillo conseguir la nota y, de hecho, a poco de aterrizar le avisan que Firmenich cambió de idea y no hablará con ella. Sin embargo, O'Donnell insiste y de a poco se van soltando las palabras.

María O´Donnell, en su casa. /  Maxi Failla

María O´Donnell, en su casa. / Maxi Failla

Quizás uno de los momentos más altos del libro sea cuando O'Donnell, en un restaurancito y mirando el mar, se anima y pregunta: "¿Por qué Aramburu?". Firmenich, dice la periodista, "alzó sus cejas tupidas, ya grises, y tarareó:

–Fumando un puro/ me cago en Aramburu/ y si se enojan/ también me cago en Rojas.

Es agosto de 2017.