Cultura

Despedida por Zoom al videoartista Carlos Trilnick: un acto de justicia

Despedida por Zoom al videoartista Carlos Trilnick: un acto de justicia

De Carlos recordaremos -se fue el sábado y ya no va a estar cerca nuestro físicamente-, sus gestos cómicos, amables, generosos… Su risa y su sonrisa. Su rapidez en la acción. Inmediato era “el ruso”, como lo llaman los más amigos.

¿Si Carlos Trilnick fue un artista (videoartista) importante? Sí, claro que sí, que lo fue. Y pionero en el videoarte a nivel local: en los años 80 (cuando el cine “no se mezclaba” con el video-arte y surgían peleas calientes de unos artistas contra otros acerca de esto), desde el sótano del ICI (Instituto de Cooperación Iberoamericana) de la calle Florida, organizaba las primeras ediciones de “Buenos Aires video”, comenzando así a convertir un espacio que era casi una catacumba invisible, en el nodo central de muestras y acciones en que se transformó después. Y entonces aquí viene otro dato más: Carlos no sólo era un artista sino también un dinamizador, un gestor, un productor cultural.

Y quienes son productores son, por añadidura, generosos: porque crean posibilidades para otros. Así que no fue nada extraño que Carlos haya sido, también, un gran docente (labor en la que la acción de dar a los demás es fundamental). Desde la mítica cátedra “Trilnick-Campos” o “Campos-Trilnick” de la carrea de Diseño de Imagen y Sonido de la Universidad Nacional de Buenos Aires, que compartía con otro gran artista, Carlos Campos, su colega, su hermano, su amigo, plantó un inmenso reguero de discípulos y amigos.

Videoinstalación.  Trilnick tomó fotos de los “Archivos del terror”.

Videoinstalación. Trilnick tomó fotos de los “Archivos del terror”.

Las muestras de fin de año de la cátedra son memorables: eran gigantescas fiestas que duraban toda una noche, esa noche en que se exponían los trabajos de los alumnos de la cátedra (a veces 400, 500 trabajos, y con centenares de personas como  público). En ella la dupla Campos-Trilnick (más toda un cuerpo docente grande, importante, lleno de artistas jóvenes y talentosos que ellos formaron) auspiciaba de educadores-agitadores. Desparramaban alegría y creación. Otra forma de enseñar arte, ni más ni menos que desde una universidad.

Ver esta publicación en Instagram

#Repost @muntref • • • • • TODOS SOMOS IGUALES BAJO LA PIEL es el nombre que dio el artista visual Carlos Trilnick a la videoinstalación de su autoría que desde 2015 forma parte de la muestra permanente Para todos los hombres del mundo del #MUNTREF sede Hotel de Inmigrantes. "Todos somos luz, energía, conocimiento, memoria ...", dice su obra; un trabajo con espíritu experimental en el universo del arte multimedia que hoy, en el día del fallecimiento de Trilnick, y ante los hechos de violencia y discriminación que sacuden al mundo, resulta de una vigencia ineludible. Gracias Carlos por tu legado. Desde la Universidad Nacional de Tres de Febrero y el MUNTREF, acompañamos a su familia y amigos con un fuerte abrazo, a la distancia, virtualmente cerca. * Conocé la obra de Carlos Trilnick (Rosario, 1957 - Buenos Aires, 2020) en MUNTREF a través del link en nuestra BIO 🔗 * Foto gentileza carlostrilnick.com.ar . . . #UNTREF #MUNTREF #HotelDeInmigrantes #artecontemporáneo #recorridosvirtuales #CarlosTrilnick

Una publicación compartida por BIENALSUR (@bienalsurarte) el

El sábado, cuando falleció por la mañana, un grupo de familiares, amigos y conocidos nos reunimos a rendirle un homenaje virtual por Zoom tarde, por la noche. Duró horas. Se llenaron varias veces las copas. Se brindó por quien se fue pero sigue. Se chocaban los vasos, tazas, lo que fuera, a través de los visores de los dispositivos. ¿Y de qué otra forma podía despedirse a un luchador del videoarte…?

¿Qué el mundo es injusto…? Bueno. A quién le cabe alguna duda… Acá se fue un creador y un luchador, un gestor, que colaboró de manera fundamental a ubicar un lenguaje artístico al comienzo ninguneado (como es el videoarte) en primer plano a nivel nacional y latinoamericano. Hay pocos de estos.

PK