Cultura

El pianista que fue secuestrado tres días por Al Capone para tocar en su cumpleaños

El pianista que fue secuestrado tres días por Al Capone para tocar en su cumpleaños

En 1940, un periodista le pidió una definición a Thomas “Fats” Waller de lo que era el swing. Fats le respondió sin vueltas : “Amigo, si a esta altura aún no sabés lo que es el swing mejor olvidate de todo el asunto”. Fue definido como el pianista de orquesta más perfecto que el jazz haya conocido. Nació en Harlem un 21 de mayo de 1904.

Escribieron de él: no golpea las notas, sino que se apoya tan profundamente sobre ellas que penetran el piano. Escribieron de él: es imposible conseguir más swing. Fats Waller fue pianista, organista y compositor. Compuso uno de los temas más hermosos del jazz y el blues: Black and Blue. La introducción de trompeta que hace Armstrong de esta canción, en los años 20, es incomparable.

Una noche, a fines de la década de los 20, Thomas Wright Waller estaba actuando en el Hotel Sherman de Chicago. Le metieron un revólver en la panza. De repente estaba dentro de una limusina negra. Lo encapucharon y se lo llevaron rumbo a East Cicero. Pensó que era el final. Pero al llegar lo metieron en un salón elegante, lo llevaron hasta el piano y le dijeron que tocara. Tocá, Fats. El que más aplaudía era Al Capone: el capo mafia cumplía años. Fats era el regalo.

El cumpleaños duró tres días. Por cada pedido de canción iba recibiendo billetes de 100 dólares. Cuando lo liberaron, cuentan, tenía 5000 dólares en los bolsillos.

Fats pasó por la cárcel por no pagar la pensión alimenticia a su mujer. Se cuenta que una noche compuso más de 20 canciones que le encargaron para un musical. Tomaba mucho. Murió de frío, por una neumonía, a los 39 años, en un vagón de tren.

Otras historias de arte