Cultura

Estrenan en Varsovia la primera película sobre el gueto que no filmaron los nazis

Estrenan en Varsovia la primera película sobre el gueto que no filmaron los nazis

Antes de la Segunda Guerra, había sido campeón de motocicleta y también un cineasta aficionado curioso. Pero entre marzo y noviembre de 1941, hizo algo más arriesgado que correr en una moto: Alfons Ziółkowski, de 30 años, utilizó su acceso especial al ghetto de Varsovia para filmar esa parte de la ciudad, que por lo general estaba fuera de la vista de los no judíos. Si hubiera sido descubierto por los alemanes filmando, podría haber terminado en un campo de concentración. Pero no lo fue y esos diez minutos de imágenes en blanco y salud fueron la base de un documental, Warsaw: A City Divided, realizada por el galardonado cineasta polaco-canadiense Eric Bednarski y estrenado en estos días en Varsovia.

El cineasta Bednarski accedió a la filmación realizada por el polaco Ziółkowski en 2004. “Al encontrar este material de archivo único, me sentí obligado y responsable de compartirlo con otros. Pero para hacerlo, quise vestirlo en un contexto histórico y urbano más amplio, así como referirme a la Varsovia contemporánea, en la que viajamos todos los días", explicó. Así nació el documental recién estrenado. 

Ziółkowski murió en la década de 1980. "Básicamente sé muy poco acerca de él. ¡Ojalá supiera más! Hasta donde sé, todas sus películas permanecieron con él y su familia después de la guerra. Era un entusiasta del cine de 8 mm que filmó bastantes películas antes de la guerra. En las últimas etapas de la guerra también estuvo en Varsovia. Fue de sus descendientes polacos que pude obtener permiso para usar la película", explicó Bednarski a TFN

Así, mientras el cineasta pasó años investigando para situar la película de Ziółkowski en el contexto adecuado, especialistas en cine y fotografía pasaron innumerables horas identificando las ubicaciones actuales de las escenas en las imágenes de 8 mm mediante el análisis de fotogramas individuales; y expertos del Instituto Yad Vashem en Jerusalén, así como por especialistas del Archivo Nacional de Cine de Polonia, la BBC y el Museo Imperial de la Guerra en Londres, analizaron los materiales históricos y confirmaron su autenticidad.

En esta foto de 1943, un grupo de judíos polacos son conducidos a la deportación por soldados de las SS alemanas, en abril/mayo de 1943, durante la destrucción del gueto de Varsovia. / AP

En esta foto de 1943, un grupo de judíos polacos son conducidos a la deportación por soldados de las SS alemanas, en abril/mayo de 1943, durante la destrucción del gueto de Varsovia. / AP

Pero, ¿qué es lo que muestran esas imágenes? Ziółkowsk capturó en una película de 8 mm el creciente horror del ghetto más grande de la Europa ocupada por los alemanes. Muestra las estaciones de policía en la entrada del ghetto, los niños judíos que trafican con comida, un policía que golpea a uno de ellos y el cruce de las calles lazelazna y Chłodna antes de que se construya allí el famoso puente peatonal de madera. A veces, Ziółkowski parece estar filmando en secreto, mientras que otras veces los residentes del ghetto saben que están siendo filmados.

La película es el primer material de archivo que no fue filmado por los alemanes. Esto hace que sea importante porque todos los materiales previamente conocidos del Gueto de Varsovia fueron ideados por alemanes para su propia propaganda y para mostrar a los judíos en formas que confirmaron los estereotipos alemanes de la guerra.

La Varsovia de antes de la guerra estaba habitada por más de un millón de personas, incluidos casi 400.000 judíos. El gueto, creado por las fuerzas alemanas, se convirtió en una prisión para casi 450.000 judíos de Polonia y otros países europeos. En él encerraron a unas 480.000 personas para acabar con ellas mediante el hambre y las enfermedades, y deportaron a 300.000 a las cámaras de gas del campo de concentración de Treblinka, unos 80 km al este de Varsovia.

El monumento a los Héroes del Gueto de Varsovia durante la ceremonia del Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto en Varsovia, Polonia, el 27 de enero de 2019. EFE/EPA

El monumento a los Héroes del Gueto de Varsovia durante la ceremonia del Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto en Varsovia, Polonia, el 27 de enero de 2019. EFE/EPA

"Que suerte que se haya conservado la película, que suerte que la guardara la familia Ziolkowski y que no la tirara a la basura", dijo Kaja Rupocinska, profesora de inglés en Varsovia, que espera enseñársela a sus alumnos. "¿Quiso documentar la guerra, fue por curiosidad, sentía que iba a producirse un drama sin precedentes?", se preguntó esta mujer de Varsovia que vino a ver el filme. "Quizás fue al gueto por motivos personales o tenía amigos ahí, no lo sabemos y nunca lo sabremos. Pero una cosa es cierta, lo que hizo no tiene precio", añadió la profesora.

PK/DC