Cultura

La leyenda de los 18 whiskies que se tomó el poeta Dylan Thomas antes de morir

La leyenda de los 18 whiskies que se tomó el poeta Dylan Thomas antes de morir

El mito literario nos dice que el poeta galés Dylan Thomas se tomó 18 whiskies seguidos en la White Horse Tavern de Nueva York; que esa misma noche del 4 de noviembre de 1953 entró en coma y que murió cinco días después sin recobrar el sentido. Dylan Thomas, podemos decir, no entró dócilmente en la muerte, esa noche quieta.

Contemporáneo a los poetas beatniks en Estados Unidos, Dylan Thomas (Gales, 27 de octubre de 1914-Nueva York, 6 de noviembre de 1953) escribió que “la poesía, pesada en mermas aunque ágil, debe ser tan orgiástica y orgánica como la cópula, divisora y unificadora, personal pero no privada, propagando al individuo en la masa y a la masa en el individuo”. La poesía es personal, pero no privada. Qué definición.

"Era feroz y mágico, en su voz y en su presencia", dijo el poeta Robert Kelly. Tienen que escuchar en YouTube cómo Dylan Thomas recita su poema “No entres dócilmente en esa noche quieta”. Esa voz de áspera noche, resonante, para no olvidar. Leer bien poesía es otra forma de escribirla.

Aquel poema de Dylan Thomas, el más famoso de su obra, te quita el aire. Hay que leerlo en voz alta. Escribe ahí que ni los sabios, ni los buenos, ni los locos, ni los solemnes, ninguno de ellos, entran dócilmente en esa noche quieta. Es la rabia contra la agonía de la luz. Es la vida ardiendo como meteoros.

Libro y cigarrillo en la boca: Dylan Thomas en 1950 en Nueva York.

Libro y cigarrillo en la boca: Dylan Thomas en 1950 en Nueva York.

Dejó versos memorables como aquel que dice: “Y estoy mudo para decir al viento / cómo el tiempo ha marcado un cielo alrededor de estrellas”. Por Dylan Thomas cambió su apellido Robert Allen Zimmerman, o sea Bob Dylan, ámbos íconos del Greenwich Village, el entonces bohemio barrio de Manhattan, en Nueva York​.

“He tomado 18 whiskies seguidos y creo que es un récord”, dicen que dijo Dylan Thomas tras esa borrachera monumental y antes de entrar en coma. Uno de sus biógrafos, en 2004, salió sin embargo a discutir ese mito y dijo su muerte fue por neumonía y por un fallo médico que confundió el delirio de la enfermedad con el del alcohol.

Como me dijo una vez un gran poeta argentino injustamente desconocido, César Bandin Ron: “Nunca dejes que la verdad te arruine un buen poema”.

Dylan Thomas. Profesión: bebedor. Profesión: poeta.

Otras historias de arte