Cultura

Lucrecia Martel, Almodóvar y la hora de los varones

Lucrecia Martel, Almodóvar y la hora de los varones

“Mucho antes de que las mujeres, los homosexuales, las trans, nos hartáramos en masa del miserable lugar que teníamos en la historia, Pedro ya nos había hecho heroínas. Ya había reivindicado el derecho a inventarnos a nosotras mismas… Ahora se está ocupando de los hombres, que es fundamental ¡Gracias Pedro!”. Emocionada, con la voz quebrada, Lucrecia Martel le dedicó un discurso memorable a Almodóvar en el Festival de Cine de Venecia, donde la directora argentina preside el jurado y el español recibió el León de Oro a la trayectoria. Acá nomás, cada fin de semana, las actrices del grupo Piel de Lava se ocupan de los hombres en su brillante obra Petróleo. Son cuatro mujeres haciendo de hombres en un trabajo masculino y precarizado. Lo hacen con altura, sin condena ni cliché. El año pasado, la Fundación Avon también se metió con los varones en su campaña #CambiáElTrato. Seis hombres hablaban entre ellos sobre la violencia que ejercen sobre las mujeres en las casas, las calles, las redes sociales. La fortaleza del movimiento feminista, de mujeres y disidencias, es indiscutible. Pero la endogamia debe terminar. Los varones tienen el deber de escuchar.

Almodóvar recibe el León de Oro en el Festival de Venecia. Foto: AFP

Almodóvar recibe el León de Oro en el Festival de Venecia. Foto: AFP

Entre las frases maravillosas de Lucrecia Martel, hubo una urgente: “Pedro, ahora que la ultra derecha se levanta en el mundo como si nada hubiera pasado, ahora más que nunca lo necesitamos”. Hablaba de Donald Trump, que quiere terminar con el derecho al aborto en los Estados Unidos, de Jair Bolsonaro, que mandó prohibir la educación sexual por su “ideología de género”, que reivindicó la dictadura de Pinochet que mató al padre de Michelle Bachelet, que se burló de Brigitte, la esposa del presidente francés. Emmanuel Macron le respondió: “Las mujeres brasileñas deben tener vergüenza de ese comportamiento”. Los varones también.