Cultura

Martes agitado: el oficialismo busca frenar la interna antes de la sesión por Bolivia

Martes agitado: el oficialismo busca frenar la interna antes de la sesión por Bolivia

La posición de Mauricio Macri de no repudiar ni considerar la salida de Evo Morales como un golpe de Estado en Bolivia abrió diferencias en Juntos por el Cambio, resquebrajamientos que quedarán de manifiesto en el Congreso si prospera la sesión especial impulsada por el kirchnerismo y otros bloques en la Cámara de Diputados. El Gobierno buscará cerrar filas al interior del PRO y acercar posiciones con el radicalismo y la Coalición Cívica para exponer las divergencias lo menos posible.

El propio Alberto Fernández metió cuñas al ponderar el comunicado de la UCR, en el que rechazó la “injerencias externas” y lo calificó como golpe de Estado. El presidente electo también lo había hecho con Daniel Lipovetzky, diputado del PRO que avisó que dará quórum y acompañará el repudio. Y en contrapartida, criticó al canciller Jorge Faurie.

Ante los movimientos del peronismo para involucrar a legisladores del radicalismo en la sesión especial, en el oficialismo procuraron explorar una postura conjunta y convocaron a reuniones este martes, tanto en la bancada macrista como en el interbloque, con el objetivo de llegar al miércoles sin divisiones tan marcadas.

Luego de pronunciarse el domingo para pedir “paz y diálogo” y a apoyar el llamado a elecciones como “el mejor camino” para superar la crisis, el Gobierno saludó la convocatoria a la Asamblea Legislativa como el “paso correcto” para definir autoridades interinas. “En este momento no están los elementos para describir esto como un golpe de Estado”, aseguró el canciller Faurie, luego de la reunión de Gabinete encabezada por Macri.

La UCR se diferenció con un comunicado, en el que cuestionó a Evo Morales por la “vocación de perpetuidad ilegal”, pidió “elecciones libres y transparentes” y expresó una fuerte condena. “Cuidar la democracia en el continente implica un esfuerzo por calificarla. No a las trampas! No a las injerencias externas! No al Golpe de Estado! Si al pluralismo, la democracia y la convivencia pacífica”, sentó posición el partido conducido por Alfredo Cornejo.

A su vez, desde Gerardo Morales a Mario Negri hablaron de "golpe" y otros más críticos del macrismo como Ricardo Alfonsín y Federico Storani apuntaron al comunicado de Cancillería y a Normando Alvarez García, el embajador argentino en Bolivia que reafirmó la posición de la Casa Rosada. “Claramente se produjo un golpe de Estado que rechazo terminantemente. Pero que tiene como corresponsables al propio Evo Morales, a la oposición y a las Fuerzas Armadas. Lo que disparó la situación de Bolivia fue el abuso de poder”, tuiteó el mandatario de Jujuy. “El Gobierno otra vez no nos consultó, es un claro golpe de Estado”, remarcó Storani.

Sin referirse a un golpe, la Coalición Cívica intentó el equilibrio en un texto con críticas a Morales y a los militares bolivianos. “Las Fuerzas Armadas siempre deben subordinarse a las instituciones del Estado y abstenerse de toda participación que vulnere el orden democrático”, aseguró el partido fundado por Elisa Carrió -hasta este martes a la mañana en silencio-, y en otro tramo agregó: “Mantener el imperio de la Constitución es imprescindible, respetando la periodicidad de los mandatos y la división de poderes sin correrse un centímetro de la vía democrática. Ese no fue el camino elegido por Evo Morales y fue el inicio de la alteración del orden constitucional y democrático que hoy vive Bolivia”. Un integrante de la CC marcó más diferencias con los radicales que con el PRO: "La discusión es si es golpe o no y cuánto énfasis se pone en cada aspecto. A nosotros no nos parece claro que lo sea y tememos que se esté construyendo un relato".

Habrá una saga de reuniones este martes, entre diputados del PRO y del interbloque para acercar posiciones. “Estamos en línea con Cancillería, el propio mecanismo institucional boliviano todavía no definió si es un golpe. Vamos a intentar llegar a una postura unificada”, adelantó Alvaro González, jefe del bloque macrista. “Nunca hay un justificativo para que las Fuerzas Armadas se metan en las cuestiones democráticas de un país. Hay que ser claros y repudiar, no puede haber grises”, sostuvo Lipovetzky.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA
  • Mauricio Macri

  • Alberto Fernández

  • Evo Morales

Comentarios

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active
Cancelar
Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.