Cultura

Ni Francella, ni Suar, ni Echarri, ni Oreiro: Brandoni

Ni Francella, ni Suar, ni Echarri, ni Oreiro: Brandoni

Ni Guillermo Francella, ni Adrián Suar. Ni Pablo Echarri ni Natalia Oreiro. Tampoco -bueno, en parte, sí- Ricardo Darín.

El campeón, la estrella de las películas argentinas más taquilleras en lo que va de 2019 -y en el último año, o sea los últimos doce meses- se llama Luis Brandoni.

Vayan a explicarle a Hollywood, a los estrategas del marketing, a los estudiosos de las cifras del cine, que en un país al sur del continente americano hay un señor, un actor de 79 años, que lidera la taquilla nacional.

Las tres películas argentinas más taquilleras del año lo tienen como protagonista. La odisea de los giles, donde comparte cartel con Darín y un elenco de excepción, ya fue vista por 1.100.423 espectadores. El cuento de las comadrejas, de Juan José Campanella, donde interpreta al postrado marido del personaje de Graciela Borges, y al lado de Oscar Martínez y Marcos Mundstock, vendió 559.965 entradas desde su estreno en mayo. Y 4x4, donde es un negociador de la policía, para que el personaje de Peter Lanzani libere al de Dady Brieva en el filme de Mariano Cohn, más que respetables 317.156.

Sus películas marchan 9°, 15° y 22°, entre tanques de Disney, Marvel y dibujos animados.

Y olvídense de la grieta, porque Brandoni acaba de estrenar junto a Nancy Dupláa, que interpreta a su hija, El retiro. No, no le fue tan bien a esta película el jueves, día de su estreno comercial.

Curiosamente, ni Nancy ni Luis habían filmado mucho los últimos años. Dupláa era la esposa de Bombita Darín en el segmento de Relatos salvajes. Pero injustamente nadie la recuerda allí, cuando su actuación está a la par del resto del elenco del filme de Szifron. Pero no estaba en el afiche.

Brandoni no filmó, ha dicho él, por cuestiones que tenían que ver con su militancia política. Obviamente no puede decir que estuvo prohibido, ni en ninguna lista negra, como sí lo padeció durante el gobierno de Isabel Perón, amenazado por la Triple A de José López Rega. Tampoco es que en los primeros años del macrismo haya aparecido en muchas producciones cinematográficas.

Lo suyo es más reciente.

Veamos. El 16 de agosto del año pasado estrenó Mi obra maestra, al lado de Francella. A la película de Gastón Duprat la vieron 715.687 espectadores. A El amor menos pensado, con Darín y Mercedes Morán, estrenada dos semanas antes, 768.865.

Nada mal para su regreso.

Y estuvo en eso que vino a filmar Gérard Depardieu, Sólo se vive una vez, que estrenó hace dos años y pareciera que hiciera miles. No, no lo van a encontrar fácilmente en el afiche donde sí estaban en primer plano, el francés, Peter Lanzani, Pablo Rago y la China Suárez. Si hubiera sido un éxito, podría colgarse de alguien. Pero no lo fue.

Nunca se sabrá si la gente va a ver las películas en las que trabaja, porque aparece él en el elenco. Eso se hace en los Estados Unidos. Aquí es todo a suerte y verdad.

Para los millennials que no lo conocen, Brandoni perteneció al elenco de la Comedia Nacional Argentina dirigida por Luisa Vehil. Fue Secretario General de la Asociación Argentina de Actores entre 1974 y 1983. Y diputado de la Nación por la provincia de Buenos Aires entre 1997 y 2001. En televisión tuvo exitazos hace tiempo, como Buscavidas (1984-1986) y Mi cuñado (1993-1996), mucho antes de Un gallo para Esculapio (2017).

En cine, de La cigarra está que arde a La gran ruta, que eran filmes pretendidamente eróticos que hoy provocarían lo mismo que Dumbo, pasó a filmes en los que se le reconoció un gran actor. ¿O acaso no estuvo en varios de los de aquel glorioso 1974, cuando las películas argentinas encabezaban las taquillas y eclipsaban a las producciones de Hollywood en la calle Lavalle -y en todo el país-, lo que llevo a que las majors –las distribuidoras y productoras de Hollywood- pusieran un grito en el cielo?

Hablamos de La Patagonia rebelde y La tregua. En ambas compartió el elenco con Héctor Alterio. Alterio debió exiliarse en España, y Brandoni también lo hizo, amenazado de muerte como dijimos por la Triple A. Estuvo en México desde septiembre del ‘74 hasta julio del ‘75. Y fue detenido durante la Dictadura militar.

Hoy Brandoni está haciendo Parque Lezama, en teatro, en Madrid, dirigido por Campanella. No tiene más películas por estrenar.

Por ahora.