Cultura

Roberto Goyeneche y la desgarradora versión del chiquilín que se volvió tango

Roberto Goyeneche y la desgarradora versión del chiquilín que se volvió tango

“Chiquilín de Bachín” (1968), con letra de Horacio Ferrer, fue grabada por Amelita Baltar en noviembre de 1969 en un disco simple como contracara de otro monumento del género, “Balada para un loco”, también de Ferrer. Roberto Goyeneche, un mes después, eternizó ambos temas con esa perfecta voz de graznido y bandoneón.

Es la versión de "Chiquilín..." de Roberto Goyeneche y Ástor Piazzolla la que estremece, la que duele, la que hace cerrar los ojos. Canta el ‘Polaco’ sobre el angelito de bluyín, el carasucia que vende rosas por las mesas del boliche de Bachín. La historia: el chiquilín de Bachín es Pablo González, quien tenía 8 años en 1968 cuando Ferrer lo conoció en “Bachín”, el restaurante que estaba en Sarmiento y Montevideo.

El ‘Chiquilín’ era un lustrabotas que yiraba por la zona del bajo de la avenida Alem y abría puertas de los taxis por unas monedas. Lo hacía por su mamá, María Elena, y sus hermanitos. Todo el grupo familiar, eran ocho, vivían en una habitación de un hotel en Alem y Marcelo T. de Alvear. Como no alcanzaba, comenzó a vender flores en la zona de los teatros a la madrugada y dejó la escuela en tercer grado.

Ferrer lo dijo mejor que nadie en 99 caracteres: cuando el sol pone a los pibes delantales de aprender, él aprende cuánto cero le quedaba por saber. Ayer, al igual que ahora, los niños de ‘mil años’ siguen doliendo en la misma historia.

CLARINPor las noches, cara sucia De angelito con blue jeen Vende rosas por las mesas Del boliche de Bachín. Si la luna brilla Sobre la parrilla, Come luna y pan de hollín. Cada día en su tristeza Que no quiere amanecer, Lo madruga un seis de enero Con la estrella del revés, Y tres reyes gatos Roban sus zapatos, Uno izquierdo y el otro también. Chiquilín, Dame un ramo de voz, Así salgo a vender Mis vergüenzas en flor. Baleáme con tres rosas Que duelan a cuenta Del hambre que no te entendí, Chiquilín. Cuando el sol pone a los pibes Delantales de aprender, Él aprende cuánto cero Le quedaba por saber. Y a su madre mira, Yira que te yira, Pero no la quiere ver. Cada aurora, en la basura, Con un pan y un tallarín, Se fabrica un barrilete Para irse y sigue aquí Es un hombre extraño, Niño de mil años, Que por dentro le enreda el piolín. Chiquilín, Dame un ramo de voz, Así salgo a vender Mis vergüenzas en flor. Baleáme con tres rosas Que duelan a cuenta Del hambre que no te entendí, Chiquilín.Chiquilín de BachínDe Astor Piazzola y Horacio Ferrer

Otras historias de arte