Deportes

El regreso de la Fórmula 1 tuvo una presentación artística espectacular

El regreso de la Fórmula 1 tuvo una presentación artística espectacular

Los fanáticos del automovilismo en particular y del deporte en general están de parabienes. Este domingo marca el regreso de la Fórmula 1, con el primer Gran Premio de la temporada, en el que el finlandés Valtteri Bottas y el británico Lewis Hamilton​ largarán desde la primera fila en el Red Bull Ring de Spielberg. Para celebrarlo, hubo una presentación artística espectacular.

El percusionista Martin Grubinger combinó música clásica con los sonidos del deporte motor en una apertura musical especial para las dos carreras que se harán en el circuito austríaco: el 5 y el 12 de julio.

Grubinger reunió a músicos de diferentes ámbitos y un coro de 150 personas para convertir sus planes en realidad junto a un auto Red Bull C14 F1 1995, un auto del Team Red Bull que compitió en el NASCAR Cup Series de 2006 a 2011, un Porsche GT2 RS Clubsport, dos motos KTM de Moto2, un camión del Rally Dakar​, el avión Lockheed P-38 "Lightning", una avioneta acrobática y un helicóptero.

En el corazón de la instalación musical, conocida como “Drum the Bull”, estuvo el toro de acero de Spielberg, que se llenó de acción con Grubinger y sus colegas percusionistas, quienes usaron cepillos, palillos de metal y de madera e incluso martillos.

Los autos de la Fórmula 1 salen a rodar en Spielberg,Foto: Red Bull Content Pool

Los autos de la Fórmula 1 salen a rodar en Spielberg,Foto: Red Bull Content Pool

“Al ser tan grande, el toro tiene una acústica increíble. Un simple golpe de batería sonaba como un relámpago”, explicó Grubinger. “El regreso de la Fórmula 1 debía tener un himno especial, un trabajo que muestre al mundo lo que Austria representa en menos de ocho minutos. Tradición y creatividad, tecnología y algo de locura. Paisajes hermosos y amor por el arte y la cultura, un telón que hace que la pista se vea con una luz diferente”, aseguró.

El musical incluye la Sinfonía Nº2 de Mahler (“Resurrección”), que se unió con sonidos creados por motos, autos y aeronaves. Grubinger explicó que los pilotos tuvieron que ser tan precisos como los músicos para sincronizar de manera perfecta la pieza junto al ensamble de percusión y el coro.

“Hay una partitura de música con compases y tempo, y la banda tocando. Al mismo tiempo, tuvimos que incluir en la partitura un auto de Fórmula 1, un NASCAR, un Porsche y los pilotos. Era muy importante que empezaran su parte en el momento justo. Por ejemplo, en el compás 230 tuvimos una aeronave yendo en la dirección del toro. En el compás 237 hizo un vuelo vertical. Hablamos mucho de estas cosas para estar realmente sincronizados. Esto es lo más especial del proyecto, fue muy divertido. Los pilotos manejando los autos y las aeronaves son como músicos. Les podés explicar y ellos saben cómo hacerlo”, dijo.

El estadounidense Cameron Carpenter, quien tocó su órgano, el International Touring Organ –cuya construcción llevó 10 años–, se unió por invitación de Grubinger. "Quería un momento fuerte y dramático. Hemos trabajado juntos en Alemania y somos amigos. Por eso me invitó a sumarme con el órgano. No sabía realmente en qué me estaba metiendo pero por supuesto dije que sí”, dijo.

El expiloto David Coulthard, quien estuvo en el Red Bull Ring durante la filmación, agregó: "La música saliendo de la ladera, aquí en Spielberg, y el sonido de los motores con las aeronaves pasando por encima formaron una hermosa orquesta de sonido para darle la bienvenida a la Fórmula 1 2020. Nunca hemos tenido dos carreras consecutivas en el mismo circuito, por lo que esto es algo único. Realmente será algo muy especial ver quién será el ganador de este demorado comienzo de temporada”