Deportes

La última entrevista que brindó Braian Toledo antes de su muerte

La última entrevista que brindó Braian Toledo antes de su muerte

El atleta argentino Braian Toledo​ murió en la madrugada del jueves a los 26 años luego de caer de su moto cuando transitaba por la ruta 40, en la localidad bonaerense de Marcos Paz, de donde era oriundo. Hace poco más de un mes, brindó una entrevista en la que se refirió al sueño de clasificarse a los Juegos Olímpicos 2020​, al amor que sentía por sus familiares y amigos, al rol que tenía como embajador en la Huella Weber y más.

El joven lanzador de jabalina volvía a entrenarse a fines de enero de 2020, tras la operación de tobillo que se había realizado en junio de 2019. Su objetivo era claro: conseguir un pasajes a los Juegos de Tokio y repetir la final alcanzada en Rio 2016. "Empecé al 30 por ciento en el gimnasio y cada semana aumentaré un 5%", explicó y evidenció su fuerza de voluntad.

"Estoy pensando en los Juegos Olímpicos, claro. Ese sigue siendo mi gran sueño", aseguró en la entrevista. Pero al mismo tiempo, no se olvidó de sus seres queridos: "No pierdo de vista cada paso que doy y cuán feliz soy cada día junto a mi familia, mi novia, mis amigos y toda la gente que ayudo".

"La lesión fue un balde de agua fría porque venía teniendo un gran año, quizás el mejor, y por delante tenía los Panamericanos y el Mundial. Pero por algo pasan las cosas, te enseñan. Y busqué canalizarlo para transformarlo en algo positivo: pasé mucho más tiempo con mi familia", agregó el deportista de Marcos Paz.

Aunque su puesta a punto de cara los Juegos Olímpicos estaba condicionada por su lesión, Toledo mantenía su optimismo intacto: "En una temporada normal yo empezaba en octubre mi preparación física para el año siguiente. Ahora fue imposible y está claro que tendré una desventaja. Pero sigo confiando en mí, para clasificarme a Tokio y para hacer un muy buen Juego Olímpico. No será sencillo, pero no todo es tan malo como parece".

Y añadió: "Deberé ser más inteligente y aprovechar mis posibilidades. Tendré que optimizar el tiempo y usar mi experiencia. No quiero cometer ninguna locura, porque mi idea es tener diez años más de carrera".

Al margen de su faceta profesional, Toledo hizo hincapié en su rol de embajador en la Huella Weber, el programa solidario de Weber Saint Gobain que desde 2011 mejora la infraestructura de los lugares que eligen los deportistas olímpicos que forman este proyecto. Huella Weber era uno de sus sponsors principales, al igual que Gatorade, Toyota y Adidas.

"Mi historia pesa mucho, es mi motor, me empuja a que otros no pasen lo mismo que yo. Sé que es imposible, porque no sólo es tarea mía, es más del Estado, pero yo me siento feliz aportando mi granito de arena. No solamente donando cosas, cambiando la vida de las personas, sino también yendo a los lugares, conteniendo a chicos que lo necesitan tanto como un plato de comida y, a la vez, motivando a otros deportistas para que sigan este camino solidario. Cada uno puede hacer una diferencia. Si tuviera más, ayudaría más”, reflexionó.

*Entrevista realizada por el periodista Julián Mozo, prensa de Huella Weber.