Deportes

Reapareció Javier Cantero y comparó a los Moyano con la figura de Hitler

Reapareció Javier Cantero y comparó a los Moyano con la figura de Hitler

Javier Cantero reapareció públicamente después de mucho tiempo y disparó con munición gruesa para todos lados: Los Moyano, Cristina Kirchner, la Policía Bonaerense, Julio Grondona...

No tuvo filtro alguno el ex presidente de Independiente, que la semana pasada fue expulsado como socio del club por la Asamblea de Representantes de la institución junto a dos exdirigentes de su gestión, el secretario Pedro Larralde y el tesorero Luis Felice.

Se lo notó molesto a Cantero (62 años) por esta determinación, que consideró injusta y dijo la causa: "Bebote (Alvarez), Noray Nakis, Polaco (Petrov) están detenidos y resulta que al que expulsan es a mí... Es un hecho inédito y no estaba bien que yo no dijera nada, por eso salí a hablar". Y agregó: "Voy a reclamar la reincorporación".

En el programa No Todo Pasa de TyC Sports, el nacido en Quilmes que asumió en 2011 con el 60 por ciento de los votos y que encabezó una lucha contra la barrabrava de Independiente, se defendió y apuntó hacia varios sectores con graves acusaciones y comparaciones.

"Por supuesto que los Moyano hacen negocios en el club. La empresa textil que hace los uniformes del colegio, la constructora que terminó el estadio... Manejan dos clubes y un sindicato. ¿Los Moyano son los dos únicos iluminados que nos pueden hacer ganar Copas Libertadores? Muchos socios tienen síndrome de Estocolmo. Los Moyano tienen nepotismo desilustrado (sic). En el club no hay reuniones de Comisión Directiva, se decide todo entre pocas personas", remarcó Cantero.

Y cuando desde el panel de periodistas le retrucaron que tanto Hugo como Pablo Moyano habían sido elegidos dos veces por el voto de la gente, Cantero sentenció: "Hitler también".

Luego de aclarar que no tiene pensado volver a participar de la vida política de la entidad roja, el directivo que debió renunciar atosigado por los problemas institucionales y un equipo que penaba en la B Nacional, se refirió al papel del Gobierno de Cristina Fernández en la violencia en el fútbol: "No nos ayudaron en la AFA y en la política tampoco. Cuando fuimos a Casa de Gobierno, la presidente no acompañó lo que estábamos haciendo. No nos sentimos apoyados".

También fijó la mira contra la Policía y la Justicia: "La Policía es parte del problema, siempre lo dije. En la Provincia de Buenos Aires es mejor ser acusado que acusador. Yo tenía planillas de mucha gente que se llevaba plata negra del club: barras, periodistas, CoProSeDe (NdR: era el Comité Provincial de Seguridad Deportiva en esa época), la comisaría 1ª de Avellaneda... Lo entregué a la Justicia y no pasó nada. Nunca se trató".

"No nos sentimos apoyados", dijo sobre Cristina Fernández de Kirchner. (Foto: Marcelo Carroll)

"No nos sentimos apoyados", dijo sobre Cristina Fernández de Kirchner. (Foto: Marcelo Carroll)

Tampoco perdonó a la AFA. "Había gente que no quería que nos fuera bien. En una reunión de Comité Ejecutivo, (Luis) Segura dijo 'bueno que hable Cantero que es el único decente'. Y (Juan Carlos) Crespi me dijo 'Yo te voy a enseñar cómo se maneja esto, es para hombres'. Ahí le dije algunas barbaridades", relató Cantero. Y se explayó: "El único que me defendió en esa reunión fue (Enrique) Lombardi y lo mataron".

Sobre Julio Grondona dijo que "muñequeaba la situación, me preguntaba cómo estaba, me decía que siguiera así, pero que tuviera cuidado...".

Cantero aseguró no tener miedo hoy, aunque sí recordó como un momento de suma tensión el día que fue apretado por la barra en su despacho: "Tenía pánico. No los quería atender, pero no me quedaba otra. No podía marcar el número del CoProSeDe de los nervios. Cuando pude le dije 'Vino la barra, estoy sólo, ¿qué hago?'. Enviaron a la 1ª de Avellaneda, que tardó en llegar".

Y sembró suspicacias sobre lo que hubiera ocurrido con la suerte del equipo en la segunda división si él no renunciaba a su cargo de presidente. "Lo peor no es descender, lo peor es no ascender al año siguiente. Yo interpreté que si no me iba Independiente no subía. Por eso me fui".

Por último, hizo autocrítica por algunos refuerzos que no estuvieron a la altura aunque se puso firme para defender su gestión en cuanto a lo económico: "No me gusta ser llorón. No cometimos errores en lo económico. Estábamos atados para cobrar ingresos de AFA. Cuando le estábamos devolviendo dinero a la AFA nos fuimos a la B. Yo podría haber tomado dinero de sponsors por los siguientes 5 años, pero ataba a la próxima dirigencia como me hicieron a mí".