Deportes

Rodolfo D'Onofrio habló de "un clima tenso" tras la detención de Nicolás De la Cruz y contó por qué apareció en escena Pipino Cuevas

Rodolfo D'Onofrio habló de

La noticia de la detención de Nicolás De la Cruz en Paraguay, por la presunta agresión a policías en un partido en 2016, sorprendió a todos en la concentración de River antes del choque por los cuartos de final de la Copa Libertadores frente a Cerro Porteño. La situación se resolvió pasado el mediodía, cuando River pagó la caución de 8.000 dólares que dispuso el juez que entiende en la causa, pero una sensación rara se instaló en el ambiente y así lo reflejó Rodolfo D'Onofrio en sus declaraciones.

"No estoy acusando a nadie, pero noto un clima tenso y esto es un juego. Es bueno recordar que debemos tener calma y tranquilidad", remarcó el presidente de River, a quien acompañaba el abogado y ex diputado paraguayo Oscar Tuma, que asesoró legalmente al jugador.

D'Onofrio aseguró que "en general los hinchas de River que llegan para este partido no son los de Buenos Aires sino los de Formosa, Chaco y las zonas cercanas que quieren ver por una vez a su equipo cuando juega cerca". Y pidió a los paraguayos "cuidarlos y tratarlos bien".

El dirigente afirmó además que vio a De la Cruz muy tranquilo luego del escándalo que se generó con la noticia esta mañana. "Él estaba bien, el único problema era que le habían interrumpido su descanso y los mates que pensaba tomar. Y el juez y el fiscal nos atendieron con mucha caballerosidad.", aseguró.

También contó D'Onofrio que cuando apareció la sorpresiva citación a De la Cruz, la dirigencia decidió consultar al ex jugador Nelson Pipino Cuevas, a quien definió como "un embajador de River". Fue justamente él quién acercó al abogado Tuma para lidiar con el problema.

Más allá de los buenos modos, el dirigente no se privó de marcar su "sorpresa" por lo ocurrido. "De la Cruz ya había estado en Paraguay en otras ocasiones, incluso con la selección uruguaya, y no le había pasado nada. No sé, se habrán distraído", deslizó. Así, por más que la herida parece empezar a cerrarse, quedó claro que las dudas estarán flotando en el ambiente por un tiempo.