Deportes

Rudy Gobert, el primer NBA que dio positivo: "Muchos pensaron que yo traje el coronavirus a Estados Unidos"

Rudy Gobert, el primer NBA que dio positivo:

Su caso fue el primero y el que motivó a la NBA a pausar su temporada hace 140 días. Y él será también quien esté en el primer partido en la "burbuja" de Disney. Rudy Gobert rompió el silencio antes de que recomenzará la actividad en la liga de básquet más importante del mundo y contó cómo se sintió tras las críticas por aquel episodio con la prensa en el que, sin saber que tenía coronavirus, bromeó tocando los micrófonos en la sala de conferencias.

"Los medios de comunicación lo retrataron como si yo hiciera que se cerrara la NBA. Para muchas personas que no piensan más allá de lo que se les pone en la cara, ellos realmente pensaron que traje el coronavirus a los Estados Unidos", se lamentó el basquetbolista francés de Utah Jazz, que abrirá la jornada frente a New Orleans Pelicans en Orlando.

El primer basquetbolista de la NBA en contraer COVID-19 se sinceró en una entrevista con el diario The Washington Post. "Fue difícil para mí ver a tanta gente cuestionar mi personaje basándose en un video. Esa fue una gran experiencia de aprendizaje. Yo sé quién soy. Las personas a mi alrededor saben quién soy. Todos van a tener una percepción y una opinión diferente de usted. Si empiezo a poner mi energía en eso, viviré una vida muy dolorosa”.

Por estar en contacto estrecho con él, su amigo y compañero de equipo Donovan Mitchell, por ejemplo, contrajo también el virus. "Cuando todo sucedió, (Mitchell) se sintió frustrado", contó Gobert.

"Estaba frustrado. Realmente quería asegurarme de que estaba bien. En realidad no se trataba de entrar en conflicto o discutir. (Después de que pasó el tiempo), pude llamarlo y decirle lo que tenía en mente, y él hizo lo mismo. Creo que eso es lo que deberían hacer los hombres. No publiqué el negocio en los medios. La gente veía esto como algo que podría destruir al grupo. Lo veo como algo que podría hacer que el grupo sea aún más fuerte. Si puedes volver de eso, no nos preocuparemos de que un equipo nos venza o de un mal cuarto defensivo. Da perspectiva", analizó.

A raíz de lo que ocurrió en aquel lejano marzo, y del revuelo mediático que generó su actitud, el pivote de 2.16 metros se disculpó públicamente y donó 500 mil dólares con el objetivo de apoyar a los servicios sanitarios de Utah, Oklahoma y Francia. En retrospectiva, casi cinco meses después recordó que "la parte más difícil" fue la de estar lejos de su madre.

"No quería que ella viniera, porque no sabía si aún era contagiosa o no. Todavía no he visto a mi madre desde que sucedió todo. Es algo de lo que realmente no me gusta hablar, pero me ha apoyado mucho desde que era muy joven. Solo sabiendo lo preocupada que estaba y sabiendo que no podía estar conmigo, fue bastante difícil mentalmente", explicó.

Por otro lado, valoró que "a medida que pasaron las cosas", tuvieron "reuniones" y aprendieron "más sobre el virus", comenzó a sentirme "mejor mental y físicamente".

"La principal preocupación para la mayoría de nosotros era asegurarnos de que no solo nos pusieran a jugar y generar dinero y no preocuparnos por nuestra salud. Me sentí mejor con el tiempo con la NBA y la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto", concluyó.

A las 19.30 de Argentina, el Jugador Defensivo del Año de las últimas dos temporada volverá a entrar en contacto con la pelota naranja tras haber aprendido, pese a los golpes, la importancia de no menospreciar un virus altamente contagioso.