Deportes

Tiger Woods reveló el extraño fenómeno que sintió en su cuerpo en plena cuarentena

Tiger Woods reveló el extraño fenómeno que sintió en su cuerpo en plena cuarentena

Tras competir a mediados de febrero en el Genesis Invitational en California, en el que finalizó 68°, Tiger Woods decidió alejarse unas semanas de las canchas de golf para no sobrecargar demasiado a su espalda y llegar al ciento por ciento físicamente al Masters de Augusta​, en el que debía defender el título. El descanso le cayó muy bien y el estadounidense estaba ilusionado con volver a jugar en el tradicional campo de Georgia. Finalmente, la pandemia de coronavirus ​obligó a suspender el primer Major de la temporada, que debía arrancar este jueves. Pero él estaba tan listo para ese certamen que su cuerpo, consciente de que la fecha de esa importante cita se acercaba, le empezó a pedir competencia en los últimos días.

"Me sentí energético, realmente vivo, eléctrico y un poco irritable y no sabía lo que estaba sucediendo. Mi cuerpo, subconscientemente, sabía que debería estarme preparando para irme y comenzar a jugar en el Masters. Mi cuerpo estaba listo y yo no sabía por qué estaba actuando de esa manera. Es una locura", contó Woods en una entrevista con GolfTV, un canal con el que tiene un contrato de patrocinio.

El estadounidense está refugiado en su casa de Florida con su novia y sus dos hijos. Allí -mientras atraviesa un momento amargo por una demanda que le inició a él y a su caddie una persona que alega haber sufrido un empujón cuando quería fotografiarse junto al golfista durante el campeonato Valspar en 2018- se mantiene activo andando en bicicleta y jugando ocasionalmente al golf en el Medalist Club. Cabe aclarar que en Estados Unidos el aislamiento social obligatorio rige solo en algunos estados, los más afectados por el COVID-19, entre los que no se encuentra Florida.

Woods también aprovecha el tiempo en familia para armar pequeños duelos de putting con su hijo Charlie, de 11 años, y pone "en juego" el famoso saco verde que se llevó el año pasado como campeón de Augusta.

"No sé si podré defender la chaqueta, no sé si podré ganarla de nuevo en Augusta, pero aprovechamos el momento para divertirnos un poco con ella. Ocasionalmente, ha ido a parar a su placard (en alusión al de su hijo). Mayormente se ha quedado en el mío. Pero el hecho es que él ha logrado ganarla, porque no se regalan victorias en esta familia. Fue bueno verlo burlarse de mí y lucir la chaqueta, ponerla en su placard, donde él dice que debe estar", comentó Woods.

Tantas ganas tenía de volver a Augusta, donde se consagró cinco veces (1997, 2001, 2002, 2005 y 2019), que el martes decidió celebrar su propia "cena de campeones", imitando la tradicional comida que cada año comparten todos los ganadores del Masters en la previa del certamen.

En 1997 y con 21 años, conquistó su primer título grande en el campo de Georgia. AP Photo/ Dave Martin

En 1997 y con 21 años, conquistó su primer título grande en el campo de Georgia. AP Photo/ Dave Martin

"Cena de campeones del Masters al estilo cuarentena. Nada mejor que estar con la familia", escribió en una foto que publicó en su cuenta de Twitter, en la que se lo ve rodeado de sus seres queridos y luciendo el saco verde. Ese que perdió un par de veces en los duelos con su hijo. El mismo que tenía que llevar de nuevo a la sede del tradicional certamen esta semana para defender su corona. Aunque eso no ocurrirá, al menos hasta el fin de semana del 15 de noviembre, fecha para la que fue reprogramado.

"No es la forma en que me habría gustado quedarme con la chaqueta por un largo tiempo", aseguró Woods. Y reflexionó: "Quería salir a competir y ganarla de nuevo, como lo hice en 2002. Pero no es una circunstancia normal, no es un mundo normal. Es un ambiente muy cambiante y es muy diferente para todos. Afortunadamente, tal vez tengamos un Masters en noviembre. Parece que la estaré defendiendo entonces, si con suerte todo resulta''.