Economía

Aborto legal: alertan que las pastillas de misoprostol cuestan más de 5.000 pesos y son inaccesibles para la mayoría

Aborto legal: alertan que las pastillas de misoprostol cuestan más de 5.000 pesos y son inaccesibles para la mayoría

Con un valor que ronda entre los 5200 y los 8400 pesos, el medicamento más utilizado para interrumpir embarazos durante el primer trimestre de gestación se ha convertido en un imposible para gran parte de la población. “Es urgente que el Estado garantice que sea accesible de manera gratuita a través del sistema de Salud”, afirman desde el Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol, un espacio creado para brindar información y realizar un monitoreo sobre su precio de venta en farmacias.

Este domingo se cumplen dos años del día en que el Senado nacional votó en contra de la Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito. En los meses previos a ese 9 de agosto, el tema atravesó como nunca antes a la sociedad argentina. Manifestaciones masivas, debates en los medios y una Campaña que logró que a nivel social se condene la penalización y el silencio.

El 1 de marzo de este año, en su primera apertura de sesiones ordinarias del Congreso como Presidente, Alberto Fernández confirmó lo que ya había dicho cuando era candidato: que enviaría un proyecto de legalización, acompañado de un plan especial -“el plan de los 1.000 días”- para quienes desearan continuar sus embarazos y se encontraran en una situación de vulnerabilidad. Sin embargo, la pandemia y el aislamiento preventivo que comenzó a regir apenas unos días después, alteró todos los planes.

Ya en tiempos de cuarentena, el Ministerio de Salud de la Nación elaboró un material instructivo titulado "Interrupción legal del embarazo (ILE) con medicamentos", con el objetivo de acompañar el tratamiento ambulatorio con Misoprostol en el primer trimestre de gestación.

“En la actualidad, el uso a nivel mundial de este medicamento se ve cada vez más favorecido debido a su bajo costo y al escaso riesgo de presentar complicaciones. Evita las cirugías u otras prácticas invasivas, por lo tanto no requiere internación ni anestesia”, explican desde el Observatorio y señalan que: “en Argentina, alrededor de 1,2 millones de mujeres no puede afrontar los costos de una caja de Misoprostol. Mientras que el costo mínimo fue de $4828 pesos en marzo de 2020, el ingreso promedio de las mujeres del decil más bajo fue de $3949 en el primer trimestre de este año, es decir, un 18,2% por debajo del costo del medicamento”.

En cuanto a la historia cercana de comercialización de esta droga, entre 2012 y 2018 el laboratorio Beta tuvo el monopolio absoluto como productora del Oxaprost, un medicamento originalmente indicado para patologías gástricas. En julio de 2018 y en pleno debate de la ley de legalización del aborto en el Congreso, la Autoridad Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT) autorizó a Laboratorios Domínguez para la elaboración de Misop 200, esta vez sí con fines gineco-obstétricos.

Entre 2015 y 2019, el precio del Oxaprost aumentó 1280 por ciento (es decir, que pasó de poco más de 600 pesos a superar los 8 mil). El Misop 200 salió a la venta en noviembre de 2018, su primer precio fue de 2895 pesos y ya tuvo 11 subas. Hoy ronda los 5200 pesos según su valor de venta en farmacias.

Al asumir como Ministro de Salud de Nación, Ginés González García dijo en muchas entrevistas una frase que también suele repetir en estos tiempos de pandemia cuando se le consulta por la vacuna para el Covid 19: “los medicamentos no tienen precio, se lo ponen”; en relación a las patentes y a la industria de los laboratorios.

En este sentido, desde el Observatorio afirman que “el Estado debe incentivar la producción del Misoprostol para fomentar la competitividad y evitar la formación de precios monopólicos y oligopólicos” así como también establecer precios de referencia para un medicamento que ha sido considerado como “esencial” por la Organización Mundial de la Salud.

Otro punto a considerar es el de los laboratorios públicos como, por ejemplo, el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de la provincia de Santa Fe que fabrica Misoprostol desde enero 2018 y lo distribuye de manera gratuita en los centros de salud pública de esa provincia, donde es utilizado para las interrupciones legales del embarazo (ILE) y para otras prácticas ginecológicas. Para poder distribuirse a nivel nacional, el laboratorio LIF se encuentra a la espera de la certificación nacional que debe entregarle el ANMAT.

“Nuestro objetivo al momento de habilitar este espacio es el de poder incidir en las políticas públicas para democratizar el aborto seguro”, afirma Candela García, coordinadora del Observatorio de Acceso al Misoprostol, “por esta razón, hacemos un relevamiento de precios, porque si el valor de mercado del medicamento se encuentra entre 5 mil y 8 mil pesos, la pregunta que hay que hacerse es quiénes pueden acceder y quiénes no cuentan con ese derecho”.

​MI