Economía

Advierten que la diferencia con los bonistas es de entre 7 y 9 dólares por cada 100 y que las expectativas de acuerdo "han mejorado"

Advierten que la diferencia con los bonistas es de entre 7 y 9 dólares por cada 100 y que las expectativas de acuerdo

El Gobierno argentino busca por estos días cerrar un tema primordial: la deuda con los bonistas extranjeros. Claro que cuando a principio de año se definió la estrategia, nadie podía prever en aquel momento que una pandemia como la del coronavirus​ iba a paralizar prácticamente al mundo entero.

En ese contexto, las negociaciones con los bonistas internacionales se extendieron más allá de las fechas límites establecidas a priori, con el objetivo de acercar posiciones más allá del rechazo inicial y evitar así un nuevo default para el país.

En los últimos días, la propuesta elaborada por el ministerio de Economía que encabeza Martín Guzmán​ incluyó algunos “endulzantes” para “seducir” a los grupos más duros hasta este momento. Así, logró extender el plazo legal de negociación hasta el 12 de junio.

La nueva oferta incluye un recorte de capital del 7%, para los bonos globales con vencimiento en 2030, y 5% de recorte de capital para los bonos globales 2035 y 2046. Los bonos emitidos en años previos, en tanto, no tendrían recorte.

Uno de los “endulzantes” que ofreció el Gobierno argentino es la disminución del período de gracia a dos años en lugar de tres, previsto en la oferta inicial del ministro Guzmán. Asimismo, el rango del Valor Presente Neto (VPN) que ofrecería el gobierno argentino, podría ubicarse entre USD 45 y 50 dólares por cada 100.

Un punto a favor del Gobierno argentino es el apoyo casi constante que ha venido dando el Fondo Monetario Internacional en favor de un acuerdo, que permita al país cierto “aire” para intentar salir de la crisis económica y financiera en la que se encuentra.

En ese marco, la consultora internacional Torino Economics estima que la distancia para llegar a un acuerdo entre el Gobierno y los acreedores puede ubicarse, en términos del VPN, en un rango que abarca entre los 7 y los 9 dólares por cada 100 y, pese al momento de “poca adhesión” por parte de los acreedores, cree que un acuerdo podría alcanzarse antes del final de junio.

“Las negociaciones de deuda están atravesando etapas de poca adhesión por parte de los acreedores, representando un reto de envergadura tanto para el gobierno central como para las provincias, en función de desarrollar una estrategia conjunta que permita acuerdos que tengan como resultado la recuperación de la sostenibilidad de la deuda en ambos niveles de gobierno”, aseguró un informe publicado por la consultora con sede en Nueva York.

Así, Torino Economics cree que las negociaciones “parecen estar encaminadas hacia un acuerdo entre las partes” y que, pese a que tome más tiempo de lo inicialmente estipulado por los retrasos impuestos por el COVID-19, “las expectativas han mejorado y las propuestas parecen ir finalmente en sintonía”.

La situación de las provincias

Más allá de las negociaciones que lleva adelante el Gobierno nacional, otra preocupación es la deuda que tienen que afrontar las provincias.argentinas. Además de la situación de Buenos Aires, el distrito más grande y más endeudado del país y cuya estrategia está atada directamente al de la Nación, Chubut y Mendoza están en un proceso similar.

De hecho, el mes pasado, el gobernador mendocino, Rodolfo Suárez, anunció que no pagaría el vencimiento de deuda por ARS 1.655 MM (USD 20 MM) previsto para el 19 de mayo, dado que iniciaría un plan de reestructuración de un pasivo de ARS 11.200 MM (USD 144.3 MM) para lo que resta de 2020. Así, la cuarta provincia en importancia del país se encuentra dentro del período de gracia de 30 días para cumplir con el compromiso, renegociar un acuerdo sostenible con los acreedores o, en su defecto, caer en default.

Los números de la deuda de Mendoza.

Los números de la deuda de Mendoza.

Los bonos que está buscando reestructurar la provincia son el PMY24 en dólares y el PMJ21 en pesos. El primero es el más importante porque su pago se refiere al emitido en moneda extranjera, el cual tenía vencimientos para mayo -se hizo uso del periodo de gracia- y otros para noviembre próximo, por USD 20 MM cada uno (ARS 3.544 MM en total). Por su parte, para el bono en pesos (PMJ21) se deben pagar montos de entre ARS 600 MM y ARS 750 MM en los meses de junio, septiembre y diciembre (en total son ARS 2.024 MM en lo que resta del año).

En lo que va de 2020, Mendoza ha tenido que afrontar diversos pagos por concepto de vencimientos de intereses de deuda, lo que, aunado a la grave situación económica y fiscal, ha generado un impacto de envergadura en sus finanzas. Por efecto COVID-19, la provincia ha sido testigo de una caída estrepitosa en la recaudación fiscal, que complica la situación y reduce el margen de maniobra para hacerle frente a la deuda en pesos.

Según advierte Torino Economics respecto a la deuda provincial, “es necesario implementar, en el mediano y largo plazo, un marco normativo que inhiba a los gobiernos regionales a endeudarse más allá de sus posibilidades de pago, incurriendo en niveles de déficit fiscal que pueden comprometer las posibilidades de crecimiento no solo para las provincias, sino de la nación”.

JPE