Economía

Arsat llegó a las mil localidades conectadas con la red de fibra óptica

Arsat llegó a las mil localidades conectadas con la red de fibra óptica

Con una inversión superior a los $ 3.500 millones, Arsat superó las mil localidades conectadas a la red federal de fibra óptica, en el marco del Plan Federal de Internet.

La empresa estatal ya tiene más de 30.000 kilómetros de fibra iluminada, financiados por el Fondo Fiduciario del Servicio Universal, al que aportan el 1% de sus ingresos todas las empresas prestadoras de servicios de telecomunicaciones.

El Plan Federal de Internet, que se lanzó en mayo de 2016, tiene previsto ampliar el acceso con la red de fibra óptica y llegar a 1.300 pueblos, parajes y pequeñas ciudades de todo el país, de las cuales más de 100 nunca tuvieron Internet. De hecho, la conexión número mil de Arsat fue en Lucas Monteverde, una localidad de menos de 100 habitantes en la ciudad de Veinticinco de Mayo, provincia de Buenos Aires.

Tendido de fibra óptica de Arsat en la localidad de Rivera, provincia de Buenos Aires, casi en el límite con La Pampa.

Tendido de fibra óptica de Arsat en la localidad de Rivera, provincia de Buenos Aires, casi en el límite con La Pampa.

"Hoy la conectividad juega un rol fundamental y resulta una condición necesaria para que podamos generar un crecimiento sostenido", dijo a Clarín Andrés Ibarra, vicejefe de Gabinete y secretario de Gobierno de Modernización. "De esas mil localidades, 250 son pequeñas localidades de menos de 500 habitantes, alejadas de los centros urbanos donde es difícil acceder", agregó Ibarra.

El proyecto oficial es construir una infraestructura mayorista de Internet, para integrar a todo el país con fibra óptica, achicar la brecha digital y que bajen los precios en las localidades donde la presencia de un único proveedor mayorista genera altísimos costos para acceder a Internet.

El plan fue avanzando a lo largo de estos tres años. En 2017 Arsat recibió $ 1.329 millones del Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom), que administra el Fondo Fiduciario del Servicio Universal. Y para el período 2018/19 tenía comprometidos otros $ 2.928 millones de este Fondo, que es distribuido por el ENaCom para llegar a zonas de difícil acceso o a poblaciones que no pueden pagar los servicios.

Tendido de la red federal de fibra óptica de Arsat en la ciudad de Mercedes, provincia de Buenos Aires.

Tendido de la red federal de fibra óptica de Arsat en la ciudad de Mercedes, provincia de Buenos Aires.

Para recibir esos fondos, Arsat presenta al ENaCom el proyecto. Y luego tres informes de auditoría de gastos, cobertura y precio, elaborados por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Auditoría General de la Nación (AGN).

La AGN audita que el dinero otorgado por el ENaCom se gaste exclusivamente en el Plan Federal de Internet, en función de los presupuestos acordados; mientras que la UTN hace un control de los nodos operativos, con análisis de tráfico y transporte de Internet en las condiciones comprometidas en los planes originales. Posteriormente, la Facultad de Ciencias Económicas (UBA) realiza otra auditoría, para relevar que el mega mayorista de Arsat se venda al precio acordado en las localidades de todo el país.

A principios de mes, el Gobierno bajó la tarifa mayorista de Arsat y la congeló hasta fin de enero a $ 447; frente a los US$ 10 que costaba cada mega (unos $ 580).

Cuando arrancó el plan de Arsat, un mega de ancho de banda costaba 250 dólares en San Genaro, Santa Fe; US$ 120 el mega en Santa María, Catamarca; US$ 160 en Perito Moreno, Santa Cruz; y US$ 180 en Sunchales, Santa Fe.