Economía

Canje: el Gobierno busca acercase a los bonistas y el lunes mejorará la oferta

Canje: el Gobierno busca acercase a los bonistas y el lunes mejorará la oferta

Casi dos meses y medio después de que presentara la oferta ante la SEC de Nueva York (Comisión de Valores de Wall Street) y fracasara en su intento de reunir las mayorías para canjear bonos por US$ 64.800 millones, este lunes el Gobierno se apresta a enmendar aquella propuesta que para el mercado fue casi provocativa: tuvo menos del 15% de adhesión.

La propuesta que presentará ahora Martín Guzmán, ministro de Economía y conocedor de la historia de las reestructuraciones de deuda, significará poner en la mesa unos US$ 10.000 millones más respecto a la oferta vigente en términos de valor presente. Así, de este modo, apuntará esta vez a lograr al menos el 50% de aceptación de los bonistas al canje. El grado exacto de adhesión de la oferta original nunca se supo porque para que ello ocurra el canje debe cerrarse. Fuentes del mercado indicaron que la aceptación no fue de más del 15%. En el canje de 2005 la aceptación llegó al 76%.

Según integrantes del Gobierno el valor presente de la propuesta de este lunes rondaría los 53 centavos por cada dólar. La que se ofertó el 20 de abril valía unos 35 centavos. Guzmán pondrá sobre la mesa US$ 10.000 millones.

Por el lado de los bonistas más duros, si bien las primeras propuestas de esos fondos estaban en alrededor de 90 centavos y luego bajaron a 60 centavos, las pretensiones de BlackRock, Ashmore y otros fondos impiden todavía al Gobierno reunir a una mayoría que les permita cambiar las clausulas de los contratos sin que el país corra riesgo de ser demandado ante la justicia de Nueva York.

La oferta que presentó Guzmán en abril pretende reemplazar US$ 64.600 millones de deuda externa en moneda extranjera y emitida afuera por cinco bonos que vencen entre 2030 y 2047, con tres años de gracia (sin pagar intereses), una baja de de 62% en los cupones y una quita de 5,4% del principal, en promedio. El lunes se conocerán los nuevos detalles. En los dos meses y medio se conocieron dos propuestas más que el ministro puso arriba de la mesa pero aún no han sido suficientes.

El Comité de Acreedores de Argentina presentó el miércoles una oferta que se jacta de ser compatible “con los objetivos de Argentina”. Entre los ejes que traza representa un alivio de flujo de caja para Argentina de US$ 39.000 millones hasta 2028 . Este grupo de tenedores es el que está cerca de la posición del Gobierno. Los funcionarios insisten en que los bonistas más duros son los de Ad Hoc (BlackRock y Ashmore) y los Bonistas del Canje.

Argentina, en esta primera etapa, busca reestructurar la de deuda en dólares emitida bajo legislación internacional. Son unos US$ 64.800 millones. Según estimaciones privadas los tres comités representarían el 40% de ese total. Hay otros fondos grandes que no están en los comités como Pimco y Prudential. Para el Gobierno el partido se juega con los minoritarias que pueden ser unos US$ 15.000 millones.

Una de las alternativas que se puso sobre la mesa y el Gobierno evalúa es establecer un porcentaje mínimo de aceptación para habilitar el canje o no. Esto quiere decir que si hay inversores minoristas que dudan o prefieren no entrar a la oferta para no quedar en minoría, esta herramienta incentivaría a hacerlo sabiendo de antemano que se podrán bajar si la adhesión no logró cierto umbral. Es un mecanismo que ya se ha utilizando en otros canjes de deuda.

El Comité de Acreedores de Argentina incluyó en la última propuesta una novedad: que Guzmán pueda redesignar las series para calcular las mayorías sólo si obtiene el 66% o más de adhesión al canje de la deuda elegible. Este umbral no figura en la propuesta actual de Argentina ante la SEC y de ahí que los bonistas más duros rechacen la propuesta.

El Gobierno extendió hasta el 24 de julio el plazo para reestructurar. Así entonces habrá estado negociando la oferta tres meses y con cinco prórrogas. Las conversaciones formales con los bonistas llevarán ya ocho meses.

El plazo del 24 julio obedece a que cinco días más tarde podría profundizar el default con dos bonos más (ya está en default con tres títulos): Discount y Centenario. Esta semana debería haber pagado casi US$ 100 millones por el cupón semestral del Bono a 100 años emitido en junio de 2017. Y el miércoles tenía que haber pagado un vencimiento más importante: 572 millones de dólares para saldar un cupón de intereses (dólares y euros) de los bonos Discount pertenecientes al canje de deuda de 2005.