Economía

Coronavirus, cuarentena y grieta: la brecha récord de casos aleja los planes de Capital y Provincia

Coronavirus, cuarentena y grieta: la brecha récord de casos aleja los planes de Capital y Provincia

Desde que empezó la nueva cuarentena light, el lunes 20 de julio, las aguas entre la Ciudad y la Provincia estuvieron divididas. Una agenda progresiva de aperturas comerciales en el distrito conducido por Horacio Rodríguez Larreta, y una ventana entreabierta con la advertencia de volverla a cerrar con rapidez en el territorio gobernado por Axel Kicillof.

Las declaraciones oficiales altisonantes de las últimas horas dieron la impresión de que un nuevo intento de confinamiento social podía empezar desde el lunes próximo en el GBA: el principio de una cicatriz más profunda entre lo que se podrá hacer y lo que no de un lado y otro de la General Paz. Pero el camino no es tan lineal.

Este miércoles comenzará la negociación entre ambos jefes de gobierno en una reunión en La Plata. Rodríguez Larreta lleva bajo el brazo estadísticas que le permiten seguir con el cronograma de aperturas previsto, mientras que para Kicillof esa posibilidad no está tan clara. ¿Volver a ajustar la cuarentena? La experiencia fallida de los últimos días de fase 1 puede hacer que el tiro le salga por la culata.

El paraguas lo abrieron este martes el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, y su vice, Nicolás Kreplak. El primero dijo que para la segunda quincena de agosto se espera un colapso del sistema de salud si el nivel de contagios sigue como hasta ahora. El segundo, lo apuntaló: “Estamos en el peor momento de la pandemia de nuestro país”.

Clarín habló con Kreplak. El funcionario dijo: “Cuando aumenta la circulación de gente aumentan los contagios. A este ritmo prevemos que para el 15 de agosto el 91 por ciento de las camas de terapia intensiva estarán ocupadas. Podemos llegar a gestionar más camas, pero si el colapso no ocurre en esos días llegará poco después. Es sólo cuestión de tiempo”.

Hoy la ocupación de las Unidades de Terapia Intensiva está en el 54 por ciento en el Conurbano. Una dato a favor, sin embargo, es que entre los nuevos contagios que se suman cada día una gran mayoría son leves. Y le rezan al suero de convalecientes, un tratamiento que se está probando con éxito y puede terminar de descomprimir las terapias intensivas del Conurbano. "Hay luz al final del túnel", bajaron los decibeles desde el entorno de Gollán.

El problema no es tanto la foto actual, sino cómo seguirá la película. A pesar de que el nivel de ocupación las terapias en la Ciudad es aún un poco más alto (60 por ciento), no ven con la misma preocupación el tema de cara a una mayor apertura de actividades. El R0 en Capital se mantiene en 1,03 (cien infectados contagian a 103).

El incremento de casos intersemanal porteño fue del 16 por ciento hasta el último viernes, lo que por primera vez significó que la cantidad acumulada en una semana fuera menor a la de la anterior. Esta situación en la Provincia todavía no ocurrió. De todos modos, ninguno de los dos distritos le terminó de tomar el pulso aún a las consecuencias de la cuarentena light, que lleva diez días.

Las cifras dispares se ven reflejadas en los reportes cotidianos, en los que la Provincia triplica o más los números de la Ciudad. Este martes hubo 1.202 porteños Covid positivos contra 4.167 bonaerenses. Hay que aclarar que el GBA tiene cuatro veces la población de la Ciudad. En la última semana, en la Ciudad hubo 7.479 contagios registrados contra los 20.686 de la Provincia.

¿Existe posibilidad de “divorcio” entre la Ciudad y la Provincia en la cuarentena que viene? Kreplak consideró: “No sería conveniente. Siempre hemos llegado a un consenso y esta vez no debería ser la excepción”. Desde la Ciudad, el vicejefe de Gobierno, Digo Santilli, consideró: “No vemos necesarias más restricciones”. Fuentes oficiales cercanas a Rodríguez Larreta agregaron: "La Ciudad se puede diferenciar de la Provincia en la cuarentena que venga".

Pueden pasar dos cosas: que la avanzada verbal de Gollán y Kreplak sea el anticipo del plan del gobernador, o que el objetivo sólo sea instalar el temor. Es decir, para que los bonaerenses comprendan que -pese a que ya no están dadas las condiciones sociales y económicas para volver a una cuarentena estricta- la responsabilidad social debe ajustarse al máximo para que el río del Covid no desemboque en un océano indomable.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

PS