Economía

Coronavirus en Argentina: más del 90% "banca" la cuarentena a pesar del impacto en el bolsillo

Coronavirus en Argentina: más del 90%

Una dicotomía quedó planteada desde el inicio de la cuarentena: economía o salud. Y aunque en este escenario de pandemia por el coronavirus resulte imposible desligar las áreas, un estudio de la Fundación Bunge y Born derrumba prejuicios y determinó que los ciudadanos argentinos que pasan dificultades laborales no tienen una concepción negativa del objetivo de la cuarentena.

En esta misma línea, quienes perdieron el trabajo o fueron suspendidos no creen que la cuarentena sea una medida autoritaria o innecesaria. Además, sin distinciones entre sectores sociales, un 80% cree riesgoso salir del hogar, acepta el aislamiento y adopta cuidados preventivos.

La Fundación presentó este miércoles un Índice de Propensión al Riesgo en Salud (IPRIS) a partir de un relevamiento sobre el impacto del aislamiento en todo el país. Realizaron preguntas concretas sobre la situación económica de los ciudadanos y sobre su comportamiento y grado de adhesión al aislamiento obligatorio para determinar el costo que tienen los individuos al mantener la cuarentena.

Participaron 4.857 argentinos, mayores de 18 años, de Capital, Provincia, Córdoba, Santa Fe, Chaco y lagunas otras ciudades del país. Las encuestas fueron realizadas entre el 23 de abril y el 19 de mayo.

A pesar de las protestas que hubo en los últimos días, la encuesta muestra que sólo el 5% está en contra de la cuarentena. (Marcelo Carroll)

A pesar de las protestas que hubo en los últimos días, la encuesta muestra que sólo el 5% está en contra de la cuarentena. (Marcelo Carroll)

Los resultados indican que existe una amplia aceptación del aislamiento (más del 90% la consideró una medida para cuidarse o cuidar a los demás) y el 80% respondió que cree poder cumplirlo. Solo el 5% considera que es una medida autoritaria e innecesaria.

En este punto, los especialistas notaron una particularidad en el área del Gran Buenos Aires donde se percibe con el paso del tiempo un cambio en la mirada sobre objetivo de la cuarentena. Los primeros días la mayoría opinaba que la medida respondía a “cuidar la salud de los ciudadanos” y luego fue mutando hacia la percepción de cumplir las normas para cuidar a “las personas que quiero”.

El 80% de los ciudadanos argentinos consultados creen que es riesgoso salir de sus hogares, sin embargo, en términos de variaciones temporales, va disminuyendo la consideración del Covid-19 como muy riesgoso a moderadamente riesgoso.

Al mismo tiempo, para medir el riesgo que asume cada uno en este nuevo escenario, cerca del 60% afirmó que necesita salir de su casa para ir a trabajar. Este porcentaje es mayor para quienes tienen menor nivel de estudios. En tanto, más de la mitad de los consultados no siente la necesidad de salir de su casa para pasear, distraerse o hacer ejercicio.

“A diferencia del costo económico, que va aumentando con el correr de los días, el costo psicológico parece estar estabilizado”, explican desde Bunge y Born.

En esta sintonía, casi la mitad de los ciudadanos argentinos se vieron perjudicados laboralmente por la pandemia: un 27% se quedó sin trabajo mientras que más del 15% trabaja menos horas que antes y casi el 6% fue suspendido de su labor. Los más castigados han sido los de menor poder adquisitivo.

“En Capital Federal la tendencia se mantuvo a lo largo del tiempo, pero por ejemplo en el GBA lo que vemos es que a medida que avanza la cuarentena fue creciendo la cantidad de personas que dicen haberse quedado sin trabajo o fueron suspendidos”, alertó el economista Guillermo Bozzoli a partir de los datos del relevamiento.

A pesar del impacto económico, la mayoría de los encuestados tiene una buena percepción de la cuarentena. (Foto: German Garcia Adrasti)

A pesar del impacto económico, la mayoría de los encuestados tiene una buena percepción de la cuarentena. (Foto: German Garcia Adrasti)

Como era de suponer, con el correr de los días, a nivel país, más ciudadanos necesitaron salir de sus casas para ir a trabajar: al comienzo del aislamiento la cifra alcanzaba un 54% y un mes después llegó al 60%. En CABA la curva ascendente fue mayor: de 40% a 60% en contraste con el GBA donde no hubo un cambio brusco.

“La ciudad de Buenos Aires es un distrito europeo, casi desarrollado y la Provincia es un distrito mucho más asistido por el Estado. Esto nos hace inferir que mucha gente en Provincia no sale y cumple el aislamiento porque está recibiendo el apoyo económico estatal”, opina Bozzoli.

Más allá de particularidades, el estudio determinó que quienes sufren problemas laborales no tienen una concepción negativa del objetivo de la cuarentena, por lo cual la aceptación de su propósito no está directamente relacionada con los resultados económicos.

Qué es el CoronavirusCómo se contagia y cómo son sus síntomas

Mirá el especial

DD