Economía

Cuarentena en el Conurbano: sin agua para las manos y con 3 o más personas por habitación

Cuarentena en el Conurbano: sin agua para las manos y con 3 o más personas por habitación

Los 24 partidos del conurbano bonaerense, donde viven 12.300.000 personas, se destacan por tener a más de 2.100.000 residentes con déficit sanitario (17%) y a casi 2.600.000 (21,1%) en viviendas precarias, próximas a basurales, de las cuales la mitad comparten 3 o más personas un solo cuarto ( “hacinamiento crítico”).

Los datos son del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) de fines de 2019. El coronavirus encuentra a la región más poblada y concentrada del país con mayores riesgos de contraer y propagar la pandemia. Estos datos son un poco más altos que los que se ven a nivel nacional urbano.

Si lavarse la manos con jabón varias veces al día es una de las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los datos del Observatorio indican que el 22,6% (2.800.000) de la gente que vive en el conurbano no tiene conexión a la red de agua corriente y casi la mitad (48,5%, casi 6 millones) no tiene conexión a la red cloacal.

“También se establece que hay que estar a un metro y medio de distancia de otras personas, cuando en 4 de cada 10 hogares pobres del conurbano habitan en viviendas donde duermen 3 o más personas por cuarto” según le dijo a Clarín el director del Observatorio, Agustín Salvia. Y agregó: “Se dice que ante fiebre, dolor de garganta o dificultad respiratoria se consulte a un médico, pero adónde van a consultar estas personas, si el sistema está saturado con la demanda habitual de enfermos y accidentados”.

Otro dato no menor es que, según el INDEC, en el conurbano los asalariados “sin descuento jubilatorio” o “en negro” suman el 38,4%, casi 4 de cada 10 trabajadores. La desocupación alcanza al 10,8% o 627.000 personas y los subocupados (gente que trabaja pocas horas), otros 760.000.

El desempleo entre los jóvenes duplica la media de la región. Entre los varones menores de 29 años es del 20,3% y entre las mujeres de esa edad, del 20,9%, de acuerdo a los registros del INDEC.

“En estos contextos, la cuarentena​ es dramática para muchísimas personas vulnerables, sea por la soledad o por los peligros de una convivencia hacinada forzada. A lo que cabe sumar la objetiva imposibilidad de contar con condiciones que se suponen necesarias para cumplir con los cuidados sanitarios. En este contexto, el aislamiento social puede profundizar efectos de exclusión para los cuales no ha habido antes ni hay ahora efectivas políticas de protección ni recuperación social”, afirmó Salvia.

Las interminables “colas” frente a los cajeros automáticos que se vieron el viernes para retirar con urgencia dinero en efectivo ante la acreditación por parte de la ANSeS de la ayuda a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo muestra que no se puede aplicar la misma cuarentena entre la población sin o con carencias básicas.

NE