Economía

Diarrea, neumonía y muerte: advierten por el peligro de usar dióxido de cloro para tratar el coronavirus

Diarrea, neumonía y muerte: advierten por el peligro de usar dióxido de cloro para tratar el coronavirus

"La OPS enfáticamente desaconseja el uso de dióxido de cloro y de sus derivados para ser injerido o inhalado o para cualquier otro uso en humanos, estos productos se usan para desinfectar superficies inanimadas, no para seres humanos". Lo dijo Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Organización Panamericana de la Salud. Habla de una sustancia cuyo uso está siendo desaconsejado por la comunidad científica pero que en distintos lugares de Latinoamérica es impulsada para combatir el coronavirus: a veces empuja el Estado y, a veces, algunos comunicadores con impacto en la opinión pública.

Según explicó Espinal, no existe ningún ensayo clínico o resultado fehaciente de calidad que sugiera que estos productos sean efectivos o eficaces contra el coronavirus. "Al contrario, es muy tóxico, es un gas amarillento que reacciona químicamente muy fuerte. Puede producir la muerte, diarreas, neumonía y otra serie de eventos. Es imperativo que cuando la gente escuche que estos productos se ofertan, contacte a su Ministerio de Salud", advirtió.

Este miércoles la conductora Viviana Canosa​ cerró su programa Nada personal tomando del pico de una botella plástica. "Voy a tomar un poquito de mi CDS -dijo, en relación a una solución diluida en agua y basada en el cuestionado compuesto químico- oxigena la sangre, viene divino. Yo lo recomiendo, yo les muestro lo que hago", afirmó.

Un medicamento de dióxido de cloro en una farmacia de Cochabamba, Bolivia. Crédito... Danilo Balderrama/Reuters

Un medicamento de dióxido de cloro en una farmacia de Cochabamba, Bolivia. Crédito... Danilo Balderrama/Reuters

La publicación Noticias ONU​ también hizo su llamado de atención. Según consignó, el dióxido de claro "está siendo consumido y es ofrecido como milagroso por algunas empresas o personas". El compuesto químico es usado como blanqueador durante el proceso de fabricación de papel o en plantas de tratamiento del agua. También se ha usado como desinfectante y para potabilizar agua, aunque en bajas concentraciones.

La OPS remarcó que en años anteriores algunos productos con dióxido de cloro o algún derivado fueron comercializados como "terapéuticos" ante distintas patologías, sin que exista ninguna evidencia científica sobre su eficacia.

Al revés de lo indicado por el organismo sanitario panamericano, la Asamblea Legislativa de Bolivia aprobó este martes la legalización del uso del dióxido de cloro para combatir la pandemia de coronavirus. ¿En qué contexto? En un escenario en el que los hospitales están saturados, no alcanzan los medicamentos disponibles y no hay una política sanitaria concreta que el Estado esté implementando.

Según el proyecto aprobado, la ley regula "de forma excepcional la elaboración, comercialización, suministro, administración y uso consentido de la solución de dióxido de cloro de manera preventiva y como tratamiento para pacientes diagnosticados con coronavirus".

El primer vicepresidente del Senado, Milton Barón, aclaró que el uso del dióxido de cloro "está sujeto a la decisión personal de cualquier ciudadano que quiera acudir a esta posibilidad alternativa, no es obligatorio". La ley establece que los médicos podrán indicar este tratamiento y que debe mediar un consentimiento informado firmado por el paciente o algún familiar.

A las afirmaciones emitidas desde la OPS, en el plano local se suman las del investigador de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y del Conicet Carlos Horacio Gusils León, quien lidera un estudio sobre el uso del dióxido de cloro como desinfectante ambiental y de elementos de protección personal contra el coronavirus. El científico desaconsejó este jueves su uso en tratamientos humanos "hasta que no haya estudios científicos y autorización de la Anmat que lo avalen".

"En la biografía actual hay muchos trabajos que describen el uso del dióxido de cloro como desinfectante ambiental y hay pocos trabajos dedicados al tratamiento en personas", detalló Gusilis, quien sumó que los estudios abocados al uso de la sustancia en humanos "necesitan una base científica más fuerte para poder recomendarlo".

Un día antes de promocionar por televisión el consumo de una sustancia desaconsejada por la comunidad científica, Viviana Canosa había abrazado a los integrantes de su panel, conminándolos a incumplir el distanciamiento social recomendado. "El Presidente rompió la cuarententa", fue su argumento, en relación al abrazo que Alberto Fernández dijo haberle dado al ministro de Economía, Martín Guzmán, tras la negociación exitosa del acuerdo con los bonistas.

GS