Economía

El dólar duerme, despierta la nafta: del "efecto" Pichetto al Trump

El dólar duerme, despierta la nafta: del

Está bastante generalizada la idea de que los operadores del mercado financiero "compraron" el "efecto Pichetto" en el sentido de que la incorporación del senador a la fórmula que lidera Mauricio Macri le haría ganar "gobernabilidad" al oficialismo en caso de triunfar en las elecciones de fin de año.

Esa creencia, junto a los dólares del campo, los del FMI y tasas de interés jugosas en pesos apuntalaron la mejora de los precios de las acciones y los bonos en los últimos días y la creencia de que la inflación de este mes podría estar por debajo de 3%.

Los cálculos preliminares de las consultoras privadas, en base a la evolución de las primeras tres semanas, marcan un aumento del costo de vida algo superior a 2% que, proyectado para la totalidad de junio, podría llegar a 2,5/2,6%.

En ese sentido, el dólar quieto o para abajo (en la semana el minorista cayó 2,3%) jugó a favor de estabilizar los precios de la mano del regreso pleno del "carry trade", que es el proceso que se da cuando los ahorristas optan por los plazo fijos y colocaciones en pesos, postergando las de dólares.

Si bien la Argentina está afuera del mercado internacional, hubo cambios en las finanzas estadounidenses que generaron un "vientito" a favor que permitió una baja del riesgo país de la mano de la suba de los bonos argentinos.

La tasa de riesgo país está en 823 puntos, cuando hace tres semanas rozaba los 1000, de la mano de la opinión de la Reserva Federal de EE.UU. en cuanto a que podría bajar la tasa de interés para favorecer una mejora de la actividad económica del mundo desarrollado.

La tasa estadounidense, medida por el rendimiento de los bonos del Tesoro de ese país a 10 años, está en 2,05% y en algún momento del jueves había perforado el "piso" del 2% anual.

Ante ese bajo rendimiento en EE.UU., hay inversores que buscan oportunidades de ganancias en bonos de países emergentes y algo de esa corriente derramó sobre los argentinos, que por el riesgo, ofrecen entre 11 y 12% anual.

La expectativa de baja de la tasa estadounidense provocó un reacomodamiento de variables: debilitó al dólar, fortaleció al euro y a los precios de las materias primas (soja, maíz y trigo), también al oro y al petróleo que, después, siguió trepando por el aumento de la tensión que se generó por la decisión iraní de derribar un dron militar de los EE.UU.

Así el barril de petróleo Brent (tomado como parámetro del precio internacional del crudo para la Argentina) superó el viernes los US$65, dando vuelta la baja de los días previos y encendiendo luces amarillas en los tableros de control de las petroleras locales.

Mientras tanto, la banca oficial, de la mano del Nación y del BICE, sigue liderando la oferta de tasas en plazo fijo (55% y 54% anual respectivamente) para alentar que los tenedores de pesos no se vayan al dólar.

Según datos oficiales, la salida de capitales llegó a US$25.000 millones en los primeros cuatro meses del año. Un nivel alto teniendo en cuenta que la dolarización de portafolios podría acelerarse más cerca de los elecciones.

Por otro lado, la mayoría de los operadores siguen apostando a que el mercado le seguirá "corriendo el arco" a la suba del dólar. La expectativa es que la política contractiva del Banco Central y el predominio de las tasas de interés en pesos marquen un sendero de calma hasta las PASO del 11 de agosto.

Desde ya que en épocas preelectorales, y cuando los candidatos ya definidos están subiendo el tono de sus críticas y chicanas, los asesores financieros sugieren caminar con pies de plomo.

En las últimas dos semanas la política jugó a favor de la tranquilidad pero, con las fórmulas y listas inscriptas, tal vez las encuestas comiencen a ganar peso en el entendimiento de que, al no haber internas presidenciales, las PASO puedan ser consideradas una primera vuelta electoral efectiva.

El "vientito" de cola del "efecto Trump" se sumó a los coletazos del "efecto Pichetto" y generaron un clima de mejora de cortísimo plazo impensado hace un mes.