Economía

El tango frente al desafío del coronavirus: alerta entre los bailarines porteños por el contacto con turistas

El tango frente al desafío del coronavirus: alerta entre los bailarines porteños por el contacto con turistas

El brote de coronavirus en ciertas ciudades del mundo no tocó por ahora a Buenos Aires. Pero preocupa al ambiente cultural de la Ciudad que está en contacto directo con los turistas, sobre todo chinos e italianos.

Las alertas están encendidas. Aún así, sin miedos ni prejuicios, tangueros y tangueras bailan con la "paranoia" y la dominan. El tango porteño, por ahora, se baila sin barbijo.

"Las gotas llegan hasta de una persona que tose o estornuda. Cuando las personas infectadas con coronavirus tosen o estornudan, el virus es expulsado a través de 1 metro de distancia. Para protegerse evite el contacto cercano con cualquier persona que tenga fiebre y tos, y lávese las manos frecuentemente con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón". 

No hay bocas más cercanas que las del tango. El beso queda a un centímetro. Por eso, no es desquiciado pensar que turistas y locales amantes del ritmo argento alejaran sus cuerpos. Pero el tango siempre tiene un giro.

La Viruta Tango Club es la milonga más grande y reconocida de Argentina. Horacio Godoy, su creador, afirma a Clarín que sigue llena.

Horacio Godoy, dueño de La Viruta Tango Club

Horacio Godoy, dueño de La Viruta Tango Club

"Es que al no tener casos en el país no se puede medir la incidencia de algo que todavía no está. "No soy sociólogo ni médico ni tampoco estoy en Argentina como para saber el impacto del tema. Pero en Italia pasaba lo mismo y de la noche a la mañana cerraron todas las actividades publicas de la región, inclusive las milongas", apunta.

De hecho, ya en suelo italiano se vio obligado a suspender las master classes que iba a dictar en Mantova. "En 24 horas pasaron del día a la noche. No tuvieron colores intermedios", sostiene. Ante el freno, viajó desde Roma a Moscú, Rusia, suspendió la gira Europea y el martes vuelve a Buenos Aires.

Mora Godoy, su hermana y la máxima representante del tango en el mundo, dice a Clarín que no tuvo que reprogramar ninguna gira por China (donde viajó 15 veces) porque los shows habían sido reprogramados con anterioridad fuera del gigante asiático. Pero, cuenta, su compañero de baile no pudo terminar el workshop que iba a dictar en ese país. "Se tuvo que volver por el coronavirus."

Medidas de prevención del contagio

En Argentina propone que se vaya a la milonga hasta que "si sucede, por algún caso" se aconseje frenar todo tipo de actividades culturales. "Mi compañía (que está en Tango Porteño) está de lunes a lunes a sala llena. Ningún turista dejó de venir", refuerza. La mayoría de su público es asiático y europeo.

"A los chinos, que usan barbijo en todos lados, no los vi nunca bailando con barbijo. No descarto tener una imagen borrosa de eso y que me parezca raro", sostiene, Quizá, dice, sea el único ámbito en el que se olvidan de su ya cultural prevención bucal contra los virus.

Mauricio Diaz y Mia Maestro

Mauricio Diaz y Mia Maestro

"El tanguero no desprecia ni le da mucha rosca a abrazar a una asiática (en el sentido que que las personas chinas no son amigas del contacto físico, y menos lo son mujeres). El 'tanguero tanguero' no tiene ese prurito. Baila tango como se debe, sin importar las costumbres de quien tenga en brazos", dice a Clarín Mauricio Diaz.

Este jueves a la noche girará con alguna china en el Salón Canning de Palermo. Como lo viene haciendo sin pausa. Ahí la semana pasada también bailó con la actriz de Hollywood Mia Argento, que acaba de estrenar Fin de Siglo. Todos sin barbijo.

Díaz baila desde 1999 y hasta hace poco tuvo su propia milonga en Lomas de Zamora. Por eso sabe bien de "brotes" que no pusieron en pausa a los asiáticos fanatizados con un ritmo que los cautivó desde que Al Pacino bailó Por una cabeza en Perfume de Mujer.

"La Gripe A (que hace 10 años amenazaba al mundo) no pudo con el 2x4. Hoy tampoco vas a ver a nadie bailando con barbijo", se para. Tiene 44, pero habla con la tonada de la vieja guardia. Como si estuviese tomando un vino con Pugliese.

Esta vez, con este brote del coronavirus en el mundo, nota un cambio. Sólo desde "ese humor porteño". Ese del que también tiene mucho que ver el tango.

"Tengo un amigo que hace unos días volvió de tocar en China con el cuarteto de jazz y ayer (por el miércoles) en una milonga uno me dijo que no lo quería ni ver. O también otros joden con 'guarda con ésa que me parece que es tana'. No pasa de ahí, se baila igual", dice, y ríe.

"No sé qué va a pasar más adelante si el brote crece en el mundo. Porque nosotros bailamos con turistas que ya están acá hace unos días. Ahora no hay 'desprecio' por los asiáticos al momento de bailar. No hay paranoia en el tango como sí hay en la sociedad en general", cierra. Esta noche hay milonga. Y va a estar llena.

PS