Economía

Gobierno cada vez con menos recursos: cae 22% la recaudación de mayo

Gobierno cada vez con menos recursos: cae 22% la recaudación de mayo

La recaudación fiscal de mayo, el segundo mes completo de cuarentena, ascendió a $499.535 millones, informó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Esa cifra representó una caída de ingresos en términos reales de 22% respecto de igual mes del año pasado, pero un 1,4 punto porcentual mejor que en abril, de acuerdo con estimaciones privadas. En forma nominal se verificó un incremento del 12,4% interanual.

El impacto es doble: por un lado, la recaudación de impuestos refleja el deterioro de la actividad económica como producto del aislamiento contra el coronavirus, un factor que decanta en un complejo escenario financiero para las arcas públicas. Por otro, urge al Gobierno, en momentos en que se tiene que definir el frente por la negociación de la deuda. También hay que mencionar dentro de las causales de la caída, algunas medidas que tuvo que adoptar la AFIP para rescatar a empresas que no pudieron pagar sus tributos en forma.

En el acumulado de los primeros cinco meses se computó una caída real mayor al 13% con $2,3 billones. La baja de mayo equivale a un faltante de $143.000 millones, necesarios para mantenerla constante respecto a mayo de 2019, según estimaciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

La merma de recursos se explica por pérdidas reales del 28% en IVA neto, 24% en Ganancias y 23% en Aportes y Contribuciones. El IVA aceleró su caída interanual respecto de los recortes de abril y del primer cuatrimestre del año, mientras que Ganancias aplanó la tendencia, mostrando una caída interanual menor.

Aportes y Contribuciones también mostró una caída interanual menor en mayo y su comportamiento, junto con el de Ganancias, fueron determinantes para que la recaudación muestre una baja menor a la del mes pasado, que fue del 23.4%. Esa leve mejora también se explicaría por la incorporación de nuevas actividades a las declaradas como esenciales.

Según informó la AFIP, en el quinto mes del año hubo incremento en la adhesión de las empresas y personas a planes de pago. Uno de los casos mas notorios es Ganancias que durante el mes tuvo el vencimiento anual más importante del año. La recaudación alcanzó a $141.320 millones, con una suba nominal del 9,5%. Pero en esta oportunidad la AFIP permitió que todas las empresas pagaran el tributo en tres cuotas con un anticipo del 25%. De ese modo, parte de los ingresos que se deberían haber computado ahora, afectarán los meses siguientes. El IVA computó $130.756 millones, lo que implicó una mejora nominal de apenas 3.6%. El componente impositivo, vinculado al consumo creció 3,7% nominal interanual. En este caso, el organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont también informa que hubo un mayor acogimiento a planes de pago. Los ingresos al Sistema de Seguridad Social ascendieron a $101.248,3 millones, con un incremento de 11,6% (-22,8% real). En este caso influyó la medida del Gobierno que postergó por dos meses el vencimiento del componente patronal. Y además, al igual que en otros casos, hubo incremento de planes de pago.

Por otro lado, las retenciones a las exportaciones aportaron apenas $24.763 millones, con una caída nominal del 35% y del 55,5% en términos reales. También bajaron aranceles y tasa de estadística, el 3,4% nominal hasta los $13.730 millones. Uno de los impuestos que mejor refleja el comportamiento de la cadena de pago es Débitos y Créditos bancarios. Recaudó solo $35.025 millones, con una mejora nominal del 22% y una caída real interanual del 15,7%.

El tributarista Iván Sasovsky sostuvo que el comportamiento de los ingresos del fisco “estaba dentro de lo esperado” y consideró que “un arreglo para salir del default es urgente para conseguir financiamiento para una economía que se cae a pedazos”. También evaluó necesario entonces impulsar una nueva moratoria. Por su lado, Gabriel Hermida, del Estudio Auren, consideró que “la recaudación se está derrumbando tanto a nivel nacional, como provincial y municipal”. “Hay que ayudar a las empresa a no fundirse, pero luego no ponerles trabas”, observó. El tributarista planteó también la necesidad de impulsar una moratoria o postergar el pago de impuestos por 90 días. En tanto el economista de la fundación Libertad y Progreso Aldo Abram consideró que la caída de ingresos representa “el costo de cerrar la actividad”. “Hay actividades que están cerrando y si ello ocurre dejarán de pagar impuestos”, agregó el economista. Por otro lado, planteó la idea de que si el Gobierno impulsa una nueva reforma fiscal “tiene que tener a su vez una reforma del Estado porque de lo contrario va a fracasar”.