Economía

Las tres claves para contener la inflación tras el salto del dólar

Las tres claves para contener la inflación tras el salto del dólar

El periodista le preguntó a Emanuel Alvarez Agís cuál serían las tres principales medidas que se deberían tomar en el intento de moderar el salto de la inflación que está sobreviniendo después de las estampida del dólar que lo llevó desde $ 46,55 el viernes 9 a $62,18 el miércoles 14 de agosto.

La respuesta de uno de los economistas más cercanos a Alberto Fernández, candidato del Frente por Todos triunfante en las PASO, fue categórica, 1) estabilizar el dólar, 2) estabilizar el dólar y 3) estabilizar ilizar el dólar.

La insistencia no es casual ya que, por otro lado, lograr que el tipo de cambio se quede quieto por una semanas tendría como contracara que el Banco Central podría evitar tener que destinar parte de sus reservas para estabilizar el mercado cambiario.

El precio del dólar y el uso de las reservas (las de libre disponibilidad estarían en torno a US$17.000 millones) constituyen el núcleo de las preocupaciones en materia económica en el arranque de una campaña muy particular hasta la primera vuelta de las elecciones del 27 de octubre.

El otro punto sensible de seguimiento por parte del Gobierno, la oposición y los analistas es el comportamiento de los depósitos en el sistema financiero.

Los plazo fijos en dólares, al no haber prácticamente préstamos otorgados en divisas, están en el Banco Central. Y los de pesos están siendo atraídos con tasas de hasta 60% anual. También el foco para esa estabilidad apunta a la calma cambiaria.

Pero más allá de las variables financieras, un punto central serán las definiciones políticas. Un ejemplo claro fue la distensión después del diálogo entre Mauricio Macri y Alberto Fernández que se proyectó y amplió cuando Fernández dio por bueno un dólar de $60 y que el Gobierno se proponga cuidar las reservas del Central y no lo acuse más de querer impulsar el modelo venezolano.

Seguramente Macri podrá evitar decir que Fernández aspira a llevar adelante un modelo intervencionista como el de Nicolás Maduro en Venezuela pero los inversores internacionales, después del resultado de las PASO del domingo pasado, están más pendientes de las señales que emita Fernández y sus allegados que ningún otro. El candidato enfrenta esa situación particular, sin haber ganado una elección ya tiene que poner en juego su capital político.

El dólar subió 26,5% en la última semana con lo que en un mes trepó 34,5% y en un año 93%. A menos que la totalidad de esos aumentos se trasladen a los precios será difícil pensar en una situación de atraso cambiario en el corto plazo. El dólar ya es alto pero su recorrido futuro dependerá, en parte, de la inflación pero mucho más de las definiciones políticas .

La calma está aun lejos de haberse alcanzado pero la coincidencia de algunos objetivos básicos entre el Gobierno y la oposición ( alcanzar cierta estabilidad y preservación de las reservas de dólares del Banco Central) podría alejar las expectativas disruptivas que se habían potenciado en los primeros tres días hábiles de la semana pasada.