Economía

Llantos en la primera visita a los 10 rugbiers detenidos por el crimen en Villa Gesell

Llantos en la primera visita a los 10 rugbiers detenidos por el crimen en Villa Gesell

La investigación por el asesinato de Fernando Báez Sosa ​avanza y en la mañana de este jueves se llevará adelante la primera rueda de reconocimiento, que serán cuatro en total hasta el martes próximo.

Se harán en el centro de convenciones Néstor Kirchner y de un lado estarán los jóvenes que aparecen una y otra vez en ese doloroso video de Fernando en el suelo, recibiendo patadas, y del restante los amigos que lo acompañaban aquella noche.

El juez de Garantías, David Leopoldo Mancinelli, en la resolución, advirtió que "en caso de negativa o incomparecencia a la diligencia, la misma se realizará por reconocimiento fotográfico".

Allí estará también Pablo Ventura, el detenido N° 11, que en la noche del martes recuperó la libertad desde la sede de la DDI local, donde permaneció alojado cuatro días tras ser incriminado por los rugbiers.

Familiares de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa los visitaron en la cárcel, en Villa Gesell. Foto Maxi Failla

Familiares de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa los visitaron en la cárcel, en Villa Gesell. Foto Maxi Failla

La fiscal Verónica Zamboni no encontró pruebas para mantenerlo detenido. Su coartada fue corroborada: estaba en Zárate cuando ocurrió el homicidio. Su papá, José María, lo llevó al hotel Intersur, frente al mar en el paseo 111, donde en la mañana habló brevemente con la prensa: “No los odio”, dijo por quienes lo involucraron en la causa. Se lo vio visiblemente conmocionado.

Minutos después de ser arrestado el sábado en la tarde en su casa de Zárate, supo que no tenía nada que ver. Eso lo mantuvo tranquilo, pero cuatro días detenido e incomunicado hicieron mella en su estado de salud. “Tranquilo papi, no tiembles”, lo sostenía su papá durante los minutos que habló con los periodistas. “Fuerza Pablo”, se oyó el grito de un turista al reconocerlo.

Silvino y Graciela, los padres de Fernando Báez Sosa, asesinado a golpes por rugbiers en Villa Gesell.

Silvino y Graciela, lospadres de Fernando Báez Sosa, asesinado a golpes por rugbiers en Villa Gesell.

Los 10 imputados ya no están incomunicados y este miércoles, en las comisarías 1° de Pinamar y 2° de Villa Gesell, pudieron reencontrarse por primera vez con sus familiares. Ninguno de ellos habló luego de las tres horas que los pueden ver, mientras estén en estas sedes, miércoles y sábados.

Un testigo del reencuentro entre padres e hijos en Villa Gesell, donde se encuentra alojado uno de los coautores, Ciro Pertossi, contó que fue un momento muy difícil para todos ellos, y que los jóvenes “estaban arrepentidos”.

Un testigo de la visita a los rugbiers detenidos en Villa Gesell que hicieron sus familiares. Foto Maxi Failla

Un testigo de la visita a los rugbiers detenidos en Villa Gesell que hicieron sus familiares. Foto Maxi Failla

La seccional tienen ocho calabozos donde se aloja de a dos detenidos, a lo largo de un corredor que termina en dos pequeños patios. “Fueron bien recibidos”, contó el hombre, que los vio “quebrados” y dijo haber escuchado "llantos".

La causa que lleva adelante Zamboni se encuentra con una medida a resolución del juez Mancinelli. Una pericia debe llevarse adelante sobre las zapatillas –en dos allanamientos en la casa donde se alojaban los rugbiers se secuestraron 19 pares- una marca hemática, una huella en la cara de Báez Sosa. El estudio se realiza bajo la técnica de scopometría, mediante la que los peritos pueden determinar si una huella o pisada corresponde o no a determinado calzado, y lo hace un laboratorio pericial de Tierra del Fuego.

Los 11 teléfonos, incluido el de Ventura, puesto que aún continúa vinculado a la causa, serán peritados el 27 de enero por la Policía Federal, en su sede de la escollera norte de Mar del Plata.

Pablo Ventura quedó libre pero sigue involucrado en la causa por el homicidio de Fernando Báez Sosa. Foto Maxi Failla

Pablo Ventura quedó libre pero sigue involucrado en la causa por el homicidio de Fernando Báez Sosa. Foto Maxi Failla

La familia de Báez Sosa, que todavía no se presentó en el expediente, contará con la representación de Fernando Burlando, que ofreció sus servicios cuando supo que el chico había decidido estudiar derecho, y que quería ser penalista como él.

“Confirmé la representación, me puse a disposición de la familia, y por lo que vi es homicidio doblemente agravado por el concurso de varias personas y por la alevosía, que está más que probada”, sostuvo el abogado. Estos delitos prevén una pena de prisión perpetua.

Este jueves, a primera hora, estarán dos integrantes de su estudio, ya que el inicio de las ruedas de reconocimiento está previsto para las 8.30.

Villa Gesell. Enviado Especial.

EMJ