Economía

Santa Cruz: denuncian que quieren desarmar una terapia intensiva pediátrica y usarla para coronavirus

Santa Cruz: denuncian que quieren desarmar una terapia intensiva pediátrica y usarla para coronavirus

Los casos de coronavirus estallaron en las últimas semanas en Santa Cruz. Sobre todo en Río Gallegos, capital de la provincia. Por eso, según denunciaron médicos del hospital regional, la gobernadora Alicia Kirchner instruyó a las autoridades del Ministerio de Salud que “desarmen” la terapia intensiva pediátrica para derivar allí a los adultos que contrajeron el virus.

El sistema de salud está colapsando en esta provincia patagónica. Tiene 777 casos positivos y 5 muertes (4 de ellas en Río Gallegos). Pero pese a las instrucciones de la gobernadora, hay una “rebelión” de médicos y enfermeros que desarrollan sus funciones en la terapia de los chicos. “No se lo vamos a permitir. No queremos vulnerar el derecho de los niños con patologías graves a ser atendidos”, le dijo a Clarín la jefa del servicio, la doctora Analía Constantini.

Además, la misma posición adoptaron varios integrantes del hospital regional, profesionales, médicos, técnicos y personal de enfermería. La terapia Intensiva de niños tiene un total de siete camas. Actualmente una está ocupada con un nene con problemas neurológicos graves. La terapia para adultos cuenta con nueve. Y un dato: es la misma cantidad que tenía cuando lo inauguraron en 1995. Es decir, hace 25 años.

“El Hospital Regional de Río Gallegos es de alta complejidad junto al de El Calafate. Pero en este último la terapia intensiva pediátrica no funciona por falta de profesionales. Muchos se fueron buscando mejores horizontes, mejores sueldos y condiciones de trabajo. La otra está en Caleta Olivia, que atiende toda la zona norte. Es decir que si cerramos la de Río Gallegos, los chicos con patologías graves quedan absolutamente desprotegidos”, agregó Constantini. La UTI pediátrica cuenta con dos médicos y 15 enfermeras.

Sistema en vías de colapso. Alicia quiere desarmar la terapia intensiva para chicos. / Nuevo Día

Sistema en vías de colapso. Alicia quiere desarmar la terapia intensiva para chicos. / Nuevo Día

“A mí me llamó un médico del hospital para informarme la decisión. No me llamó ningún directivo del hospital. Tampoco alguien que tenga un cargo político. Y esta es una decisión política”, agregó la médica, que lleva 22 años en el hospital. De las siete camas que tienen para los chicos, solo tres cuentan con respiradores. Desde el Gobierno provincial mantuvieron silencio sobre la medida.

Nosotros estamos firmes de no movernos de nuestro servicio. No tenemos el equipamiento necesario que se pide desde hace cinco años. Todos los gerentes han recibido los reclamos y la mayoría no se acercó jamás”, agregó la profesional .”Somos un servicio muy pequeño pero si hay un niño grave en algún momento, y no solamente por una patología respiratoria, en el único lugar donde se puede atender es acá. Por lo que yo no voy a permitir qué se vulnere el derecho del niño a ser atendido por alguna enfermedad grave”, señaló.

“Hay millones de cosas que se pueden hacer para seguir internando pacientes adultos con covid-19, pero si no se les prenden las luces a los que deberían, no tienen la culpa los niños ni el servicio", se quejó. La médica manifestó que esto es "improvisación" y que hay "un silencio total de la dirección del hospital".

En la terapia intensiva pediátrica atienden a niños con problemas agudos, no solo respiratorios. “Acá vienen chicos con todo tipo de patologías. Desde neumonía, bronquiolitis, accidentes de tránsito, diabetes tipo 1 y oncológicos. No podemos dejarlos sin la atención adecuada. Porque en muchos casos sería dejarlos morir. No me voy a ir a otro lugar donde no pueda atender a un niño enfermo”, finalizó Constantini.

Chubut. Corresponsal

AS