Mundo

Dante Sica: "El mundo avanza hacia negociaciones laborales más flexibles"

Dante Sica:

El ministro de Producción, Dante Sica, afirmó este miércoles que "la presión tributaria alcanza al 38%" del Producto Bruto Interno (PBI), y consideró que "para bajarla es preciso reducir el tamaño del Estado".

"Argentina tiene una presión fiscal considerando la Nación, las provincias y municipios que alcanza al 38% del PBI", precisó Sica, durante el Cumbre de la AmCham, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina, que se realizó en un hotel en Puerto Madero.

El funcionario destacó que "en los últimos tres años hubo fuertes avances en materia de corregir las distorsiones del sistema federal de impuestos en la Argentina".

"Esta es la única administración que en los últimos años devolvió recursos a las provincias. Cuando finalice el actual mandato (del presidente Mauricio Macri) se llegará a una devolución de $ 600.000 millones", puntualizó el ministro.

Indicó que "hay que tener una macroeconomía sana y consistencia fiscal y monetaria" para alcanzar un crecimiento sostenible.

Subrayó que "para tener una menor presión tributaria, el tamaño del Estado debe ser mucho menor".

En consecuencia consideró que es preciso "un Estado más eficiente para prestar servicios nacionales y provinciales", y añadió que "se debe bajar el nivel del déficit para bajar los impuestos".

Sica destacó que "la reforma fiscal (realizada en 2017) programó para 2022 la desaparición de uno de los impuestos más distorsivos que hay que es el que grava los ingresos brutos".

A su criterio es necesario "seguir avanzando y profundizando la reforma", y se mostró a favor de aplicar "un sistema como el estadounidense, con menor presión fiscal sobre las personas jurídicas y más sobre los ingresos de las personas físicas".

Sin embargo señaló que "para avanzar en ese modelo hay que tener un sector y un gasto públicos que vayan cayendo en relación al PBI", y propuso "hacer que sea efectivo el servicio público del Estado".

El ministro también sostuvo que "hay que adaptarse a nuevas formas de trabajo", y precisó que "hoy en el mundo el 30% del empleo es realizado de manera independiente".

"Hay que determinar cuáles son las coberturas del empleo independiente, si es que puede tener representación sindical", afirmó Sica, quien remarcó que "el mundo avanza hacia negociaciones laborales más descentralizadas, más flexibles".

En cambio subrayó que "Argentina está muy atrasada en materia de esta discusión", y puso de relieve que "en el mundo hubo más de 160 reformas de leyes labores" en las últimas décadas.

Consideró que es preciso "incorporar nuevas tecnologías y combatir la informalidad en el empleo".

Sica dijo que, a nivel mundial, se están discutiendo cuatro grandes ejes:

* Por un lado hay una pérdida de dinamismo en la creación de empleo y una fragmentación muy fuerte en los mercados laborales, en parte por el cambio tecnológico. Por otro lado, está todo el avance tecnológico en los procesos de producción, cada vez mayor automatización en cada proceso y con el desafío de la aparición de las economías de plataforma, donde por un lado los procesos de automatización reemplazan cada vez más trabajo pero las economías de plataforma crean nuevas formas de trabajo que tienden a algunos sectores a la precarización.

* Por otro lado, está la calidad del trabajo. En países como el la Argentina los problemas del trabajo informal (el país tiene el 33 %)

* Otro de los problemas es lo que se denomina "salarios de pobreza", con trabajadores que, si bien están en trabajos formales, tienen salarios por debajo de la línea de pobreza.

* Y el cuarto tema que impacta con el mercado laboral es el financiamiento de los temas previsionales.

"En Argentina -agregó- hay dos grandes desafíos: dar respuesta al trabajo informal, independientemente de los ciclos de crecimiento. No hemos podido perforar el 25 % del empleo informal. Y el desafío de cómo incorporarlos en el futuro. Y cómo dar respuesta al tema de jubilación porque no los podemos dejar sin protección".

NE