Mundo

El día que, con 16 años, Brian Toledo sorprendió al mundo y ganó el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud

El día que, con 16 años, Brian Toledo sorprendió al mundo y ganó el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud

La vida deportiva de Braian Toledo, el lanzador de jabalina que murió este jueves a los 26 años, tuvo varios momentos que quedaron grabados en la historia del deporte en la Argentina. Y uno de los más importantes fue el que lo catapultó al conocimiento generalizado en el mundo del atletismo.

Fue el 22 de marzo de 2010, casi 10 años atrás. En el Bishan Stadium de Singapur, un morochito argentino con apenas 16 años se disponía a lanzar su jabalina ante los ojos del mundo, en los primeros Juegos Olímpicos de la Juventud de la historia. Hasta ahí, la competencia era liderada por el norteamericano Devin Bogert, con 76.88M, seguido por el letón Intars Isejevs, que había lanzado 74.23M.

Pero Toledo sorprendería al mundo: su jabalina recorrió exactamente 81.78 metros, para quedarse con el oro y dejar una marca que, hasta hoy, no fue superada en esa competencia.

Esos Juegos de Singapur fueron la puerta para que Toledo ingresara al mundo de elite del atletismo, particularmente, del lanzamiento de jabalina. Bajo la conducción técnica del profesor Gustavo Osorio, se había convertido en una figura de notable proyección desde la categoría menores (Sub 18) cuando logró la medalla de bronce del Campeonato Mundial en Bressanone (Italia) 2009.

Londres 2012 fue su primera cita olímpica grande. Fue uno de los más jóvenes representantes argentinos en la historia del atletismo olímpico.

Su progresión deportiva quedaría plasmada en 2015, en el Mundial de Beijing, cuando rompió el récord nacional y el sudamericano al lanzar 83,32 metros, su mejor marca. Así se convirtió en el primer atleta sudamericano en el historial que alcanzaba la final mundialista de jabalina.

En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 alcanzó la privilegiada condición de finalista olímpico junto a Germán Lauro y Germán Chiaraviglio. Terminó en el 10mo puesto, con el objetivo puesto en Tokio 2020, sueño que quedó trunco este 27 de febrero, en su querida Marcos Paz.

JPE