Mundo

Grave: Irán redobla la apuesta y avanza en la ruptura del pacto nuclear con Occidente

Grave: Irán redobla la apuesta y avanza en la ruptura del pacto nuclear con Occidente

El peor de los escenarios sobre Irán y su política nuclear comienza a hacerse evidente. El líder supremo, Ali Jamenei, afirmó este martes que la teocracia persa continuará recortando sus obligaciones contraídas con el histórico pacto atómico de 2015. La tensión se agravó además por la confirmación del arresto de una académica franco iraní que había denunciado París.

"Acabamos de empezar a reducir nuestros compromisos, y este proceso seguramente seguirá", declaró el ayatollah Jamenei, quien acusó a los europeos de no haber respetado sus propios compromisos, según extractos de un discurso difundidos por la televisión del Estado. Irán ha venido enriqueciendo uranio por encima de lo establecido en aquel acuerdo. Y se supone que volverá a poner en marcha sus laboratorios de desarrollo nuclear con riesgo de que construya una bomba.

El pacto firmado en Viena e impulsado por el anterior mandatario norteamericano Barack Obama y el presidente moderado iraní Hassan Rohani, había detenido efectivamente el desarrollo nuclear de Teherán. A cambio se debía devolver los fondos congelados del país asiático en bancos occidentales y levantarse poco a poco las sanciones económicas.

Esa segunda parte no se cumplió en su totalidad. Pero la crisis detonó cuando el actual presidente estadounidense Donald Trump abandonó unilateralmente en mayo de 2018 el pacto que también habían firmado el resto de los países del Consejo de Seguridad de la ONU, China, Francia, Reino Unido, Rusia además de Alemania. EE.UU., además repuso e intensificó las penalidades económicas prohibiendo a las empresas de todo el mundo negociar con Teherán.. 

Donald Trump en la Casa Blanca DPA

Donald Trump en la Casa Blanca DPA

Ya el lunes el régimen había calificado de "expectativa poco realista" que Europa le exija cumplir plenamente con el acuerdo nuclear de 2015 sin garantizar a cambio los intereses económicos de Irán, dañados por esas sanciones estadounidenses.

 La cancillería persa remarcó que el pleno cumplimiento por parte de Irán es imposible si antes no se demuestra "la voluntad política y la capacidad práctica de las partes europeas para crear un equilibrio en la implementación de los compromisos del JCPOA (siglas en inglés del pacto)". 

Washington sostuvo que su decisión de romper se debía a que Irán se estaba dotando de un sistema de misiles. Un pretexto, en opinión de los especialistas, porque el acuerdo de Viena no incluyó el tema de los proyectiles.

Según analistas, Trump actuó de ese modo por un inocultable desprecio a las medidas adoptadas por su antecesor, pero esencialmente para bloquear el crecimiento de la influencia iraní a partir de la guerra en Siria. Esa decisión era reclamada por los aliados centrales de EE.UU. en la zona, Israel y Arabia Saudita.

El líder sirio Bashar al Assad AFP

El líder sirio Bashar al Assad AFP

El conflicto que parecía destinado a derrumbar al régimen de Bashar al Assad en Damasco, un socio fundamental de Irán, giró desde que Rusia se involucró en ese escenario. La banda terrorista ISIS, formada como un ejército mercenario para combatir a la potencia persa, comenzó a perder terreno y acabó siendo prácticamente diezmada por los rusos, los iraníes y los combatientes kurdos. La conclusión dejó a Irán entre los ganadores en Siria y además con influencia en Irak y Líbano, llegando al Mediterráneo.

En cuanto al litigio con Francia, uno de los más firmes defensores del pacto de Viena y de la posición de Irán, involucra a la académica Farib Adlekhah. El régimen se limitó a sostener que la detención "forma parte de algunos sospechosos recientemente arrestados", sin precisar ni la fecha ni las acusaciones específicas en su contra. París ya pidió tener "acceso consular" pero no recibió aún respuesta positiva de Teherán. La medida revela el crecimiento de los sectores más duros del régimen, que se habían opuesto al acuerdo de Viena y que aparecen como los grandes ganadores políticos de este conflicto.
​Teherán, París, Washington. Agencias y Clarín