Mundo

La NASA estuvo a punto de no televisar al primer hombre en la Luna

La NASA estuvo a punto de no televisar al primer hombre en la Luna

De no haber sido por un equipo de geólogos, la NASA podría no haber televisado uno de los momentos más icónicos de la historia del siglo XX: el aterrizaje de Neil Armstrong en la Luna, el momento en el que se convirtió en la primera persona en pisar la superficie del satélite.

De hecho, es posible que ni siquiera hubieran podido presenciar el acontecimiento desde el centro de control de misiones sin estas personas. Así lo relata un reportaje publicado recientemente por CBS News, en el que se detalla el papel que cumplieron en esta operación los geólogos Eugene Shoemaker, Ivo Luccita y Jerry Schaber.

Los astronautas estadounidenses Neil Armstrong y Michael Collins y Edwin Aldrin (de izq a der), tripulantes del "Apolo 11" (EFE).

Los astronautas estadounidenses Neil Armstrong y Michael Collins y Edwin Aldrin (de izq a der), tripulantes del "Apolo 11" (EFE).

Este equipo, que acabó resultando de vital importancia en el desarrollo de la misión tal y como tuvo lugar, instruyó a los astronautas (Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins) en geología de cara a que estos pudieran estudiar y tomar muestras correctamente de elementos geológicos lunares.

Precisamente, Shoemaker jugó un papel fundamental en la grabación y retransmisión del evento. En principio, la NASA no quería que los astronautas llevasen un martillo geológico, ni ningún otro objeto que, temían, pudiera dañar el traje de alguno de los cosmonautas, ni siquiera equipo fotográfico.

Neil Armstrong y Edwin "Buzz" Aldrin en la Luna (AP).

Neil Armstrong y Edwin "Buzz" Aldrin en la Luna (AP).

El equipo de Shoemaker, Luccita y Schaber había estado utilizando la tecnología de televisión en sus estudios de campo en Astrogeología (Shoemaker, en particular, había fundado el Programa de Investigación en Astrogeología del Servicio Geológico de Estados Unidos o USGS por sus siglas en inglés) y, en palabras de Luccita, los científicos "trabajamos muy duro para enseñarles lo valioso que era".

Fotografía del 20 de julio de 1969  de la Tierra vista desde el Apolo 11 minutos antes de aterrizar en la Luna (EFE).

Fotografía del 20 de julio de 1969 de la Tierra vista desde el Apolo 11 minutos antes de aterrizar en la Luna (EFE).

Así, Shoemaker insistió en que no tenía sentido enviar hombres a la Luna si no se aprovechaba la ocasión para realizar algo de investigación científica. Así, este equipo instruyó a los astronautas en el plazo de dos días en los campos cercanos al pueblo de Flagstaff, Arizona, donde se encuentra el Observatorio Lowell, que los geólogos del USGS utilizaron para elaborar un mapeo de la superficie de la Luna de cara al aterrizaje del módulo de excursión lunar (LEM).

El centro espacial con los controladores de vuelo del módulo lunar en aquel 1969 (EFE).

El centro espacial con los controladores de vuelo del módulo lunar en aquel 1969 (EFE).

En dicho área se encuentra un impresionante cráter originado por el impacto de un meteorito 50.000 años atrás, con formaciones rocosas similares a las que estos geólogos esperaban encontrar en la luna. Shoemaker, experto en cráteres, quiso haber sido astronauta, aunque la NASA rechazó su solicitud por problemas médicos. Ello no le impidió colaborar decisivamente en aquella época de la carrera espacial. Más adelante, además, codescubrió junto a David Levy un cometa (nombrado en honor a ambos Shoemaker_Levy 9) que en 1994 se estrelló contra Júpiter.

Eugene Shoemaker posee el especial honor de ser la única persona cuyos restos mortales descansan sobre la Luna.

Eugene Shoemaker posee el especial honor de ser la única persona cuyos restos mortales descansan sobre la Luna.

Por otro lado, Eugene Shoemaker posee el especial honor de ser la única persona cuyos restos mortales descansan sobre la Luna, después de que la NASA estrellase deliberadamente la sonda "Lunar Prospector" que los albergaba al término de su misión.

20 minutos.

GML