Mundo

La Unión Europea pide postergar las elecciones en Venezuela para hacerlas "creíbles"

La Unión Europea pide postergar las elecciones en Venezuela para hacerlas

La Unión Europea recibió la invitación del régimen venezolano de enviar observadores a las legislativas del próximo 6 de diciembre. Bruselas no deslegitima esas elecciones como había hecho en anteriores ocasiones. Pero pide a Caracas un aplazamiento.

El pasado 11 de agosto la Unión Europea dijo en un comunicado que declinaba la primera invitación de Nicolás Maduro a enviar observadores porque no se daban las condiciones adecuadas.

El cambio de postura europea puede deberse a la liberación de 110 opositores, un movimiento en el que estuvo implicada la diplomacia europea.

Con ese cambio, la Unión Europea estima que podría enviar observadores electorales, dando legitimidad así a esos comicios, si las elecciones se aplazan y ese período extra se utiliza para hacer las reformas que permitan que sean creíbles.

La idea europea es que Caracas acepte ese aplazamiento, que tendría el visto bueno del opositor Henrique Capriles, para que se puedan presentar a esos comicios todos los opositores que así lo deseen y para que se den garantías de transparencia.

Una nota de Europa Press decía este viernes que los europeos también estarían pidiendo “una lista de garantías para la transparencia del proceso electoral”, entre las que podrían estar cambios en la autoridad electoral para dar credibilidad a las elecciones.

El opositor Henrique Capriles es partidario de participar de las elecciones legislativas, que en cambio rechaza Juan Guaidó. Foto: AFP

El opositor Henrique Capriles es partidario de participar de las elecciones legislativas, que en cambio rechaza Juan Guaidó. Foto: AFP

El canciller europeo Josep Borrell ya dijo que Europa sólo enviaría una misión de observación electoral (en ellas suelen participar expertos en misiones de ese estilo y en organización de comicios así como eurodiputados) siempre y cuando se den “las condiciones mínimas para unas elecciones creíbles, inclusivas y transparentes”.

La mayoría de los gobiernos europeos reconoce a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, pero en este asunto la diplomacia europea parece desmarcarse de la opinión de Guaidó y acercarse a Capriles.

Guaidó pidió que la oposición boicoteara las elecciones legislativas del 6 de diciembre y denunció que Capriles estaba legitimando al régimen de Maduro. Europa parece pensar que la posición de Capriles es la correcta si lo que se busca es poder celebrar unas elecciones legislativas limpias.

Observadores, en suspenso

La diplomacia europea no responderá por ahora a la carta de Caracas invitando a enviar observadores. Borrell iniciará una ronda de gestiones a la espera de saber si el régimen de Maduro acepta el aplazamiento que le piden.

La próxima semana Borrell reunirá por videoconferencia a los representantes de los países que participan en el Grupo de Contacto Internacional para Venezuela. Son Argentina, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Uruguay por el continente americano y Alemania, España, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia por el europeo.

La liberación de opositores fue aplaudida, a su manera, por el jefe de la diplomacia europea: “La excarcelación de un considerable número de presos políticos y diputados perseguidos en Venezuela es una buena noticia y una condición sine qua non para seguir avanzando en la organización de unas elecciones libres, inclusivas y transparentes”.

Bruselas se había negado hasta ahora a mandar observadores electorales a Venezuela, pero por primera vez en muchos años no se niega sino que pide un aplazamiento para negociar las condiciones que deberían darse para que aceptara el envío de esa misión.

El cambio de matiz en la posición de la diplomacia europea es respaldado por los principales gobiernos europeos y por los que tienen más interés en la situación venezolana, como el español. Madrid está en la misma línea que Borrell. Este viernes llegó el apoyo de Berlín. Una portavoz de la jefa de gobierno Angela Merkel dijo que su país cree que para solucionar la crisis venezolana es esencial la celebración de unas elecciones “justas, libres y veraces”.

La portavoz no se pronunció explícitamente sobre la invitación de Maduro a Bruselas para el envío de observadores electorales, pero fuentes comunitarias explicaban la tarde del viernes que ninguna capital ve con malos ojos la respuesta de Borrell de pedir un aplazamiento electoral. Eso a pesar de que Guaidó escribió a Borrell para decirle que esas elecciones no tendrán “las mínimas condiciones para que las mismas sean libres e incluyentes”.

Bruselas, especial