Mundo

Marcha atrás de Maduro: no expulsó a la embajadora de la UE y mantiene una vía de diálogo clave

Marcha atrás de Maduro: no expulsó a la embajadora de la UE y mantiene una vía de diálogo clave

Venezuela decidió este jueves suspender la expulsión de la embajadora de la Unión Europea (UE) en Caracas, una marcha atrás con la que el gobierno de Nicolás Maduro espera "gestos" de los europeos, quienes habían advertido contra un "aislamiento internacional".

El desenlace se produjo horas antes de expirar el ultimátum de 72 horas que el lunes dio Maduro a la diplomática Isabel Brilhante Pedrosa y a raíz una conversación entre el canciller venezolano, Jorge Arreaza, y el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell.

"El gobierno venezolano decidió dejar sin efecto la decisión", anunciaron en un comunicado conjunto Arreaza y Borrell, quienes abogaron por "mantener el marco de las relaciones diplomáticas", máxime cuando la cooperación puede facilitar "los caminos del diálogo político".

Los europeos no quieren romper los canales de diálogo con el presidente venezolano, que cuenta con el apoyo de Rusia y China, para intentar allanar una salida a la crisis, por lo que alertaron a Caracas de que la expulsión de la embajadora podría llevar a un "aislamiento internacional".

El jefe de la diplomacia europea había amenazado incluso con tomar medidas "de reciprocidad", si bien la eventual expulsión de la embajadora venezolana ante la UE, Claudia Salerno, requiere un complejo proceso y debería haberla aprobado Bélgica, país huésped.

Dar marcha atrás fue un "gesto" para "no entorpecer el diálogo con la UE y esperamos, pues, que haya también gestos de Europa para tener una posición mucho más objetiva", dijo el canciller venezolano en una entrevista con la cadena Telesur.

https://twitter.com/ldejesusreyes/status/1278751295856349185

Con el anuncio de la expulsión de la diplomática al frente de la misión de la UE desde 2017, Maduro había respondido a las nuevas sanciones europeas contra 11 venezolanos por acciones contra la oposición liderada por Juan Guaidó, autoproclamado presidente del país.

Aunque la UE no reconoce como bloque a Guaidó, como sí hace medio centenar de países liderados por Estados Unidos y varios de Europa, las nuevas sanciones fueron vistas como el gobierno chavista como una señal de apoyo al opositor.

Venezuela se convirtió en 2017 en el primer país latinoamericano sancionado por la UE, que impuso también un embargo de armas. En paralelo, el bloque busca aliviar la crisis humanitaria en el país y la crisis de refugiados en los países vecinos.

A diferencia de Estados Unidos, entre los 36 sancionados por la UE con la prohibición de viajar al bloque y la congelación de activos, no figura Maduro.

Suscribite a nuestro newsletter