Mundo

Netanyahu busca usar el plan de Trump como plataforma electoral

Netanyahu busca usar el plan de Trump como plataforma electoral

Jerusalén - Benjamín Netanyahu regresará a Israel con una victoria en su haber: un plan de paz favorable a su país. ¿Pero será suficiente para asegurar el triunfo electoral del primer ministro, acusado de corrupción?

Netanyahu, el más longevo de los primeros ministros en la historia de Israel, con casi 14 años en el poder, se jugará la supervivencia política en las elecciones del 2 de marzo, las terceras en menos de un año.

Regresó a Israel ayer, al día siguiente de lo que calificó como un “día histórico” en Washington, donde reveló, sonriendo al lado del presidente estadounidense Donald Trump, un plan destinado a resolver el conflicto israelo-palestino, pero rechazado por los palestinos.

En un video difundido en las redes sociales, Netanyahu agradece a sus partidarios por el “honor” que significó para él haberlos representado en un acontecimiento “que refuerza significativamente a Israel”.

El plan estadounidense tiene aspectos positivos para la derecha israelí -de la que procede Netanyahu- como la anexión de los asentamientos en Cisjordania, pero también propone la creación de un Estado palestino.

Aunque la mayoría de los votantes que acuden a las urnas no están familiarizados con el proyecto estadounidense en sus detalles, Netanyahu puede beneficiarse políticamente, según los analistas.

Para Gideon Rahat, profesor de Ciencia Política de la universidad hebrea de Jerusalén, el plan desvió la atención del público desde los “asuntos personales de Netanyahu a la actualidad diplomática”.

El plan de Estados Unidos, dado a conocer el martes, se convirtió en la primera plana de los periódicos israelíes de ayer. Había que pasar varias páginas antes de llegar a los artículos relativos a la entrega al tribunal de Jerusalén del acta de acusación contra Netanyahu por parte del fiscal Avijai Mandelblit el martes. Ahora, a los jueces sólo les queda fijar una fecha para el juicio contra el primer ministro.

En noviembre, Mandelblit había acusado a Netanyahu de corrupción, abuso de confianza y fraude en tres casos.

Las opiniones sobre los efectos políticos del plan de Trump están divididas. Este podría perjudicar a Netanyahu, sugirió Gadi Wolfsfeld, profesor de Ciencia Política y Comunicación de la niversidad IDC de Herzliya.

Controversia

El plan de Estados Unidos, considerado favorable a Israel, fue rechazado por los dirigentes palestinos, pero también por la Lista Unida de Partidos Árabes de Israel.

Ahora bien, los árabes israelíes, que representan alrededor del 20% de la población del país, pueden votar en las elecciones del 2 de marzo e intentar bloquear a Netanyahu.

“Puedo imaginar un escenario que fortalezca a las listas árabes en las próximas elecciones después de la presentación de este plan”, explicó Wolfsfeld. “Y eso, por supuesto, dificultará aún más que Netanyahu obtenga una mayoría para formar coalición”.

Según una encuesta publicada ayer por Direct Polls, el Likud (derecha) de Netanyahu obtendría 35 escaños de los 120 del Parlamento (Kneset), frente a 33 del partido centrista Azul y Blanco del exjefe del Ejército Benny Gantz, principal rival del primer ministro.

El mismo instituto acreditó hace sólo dos semanas 32 escaños para el Likud, frente a 34 para Azul y Blanco, sin indicar si esta variación se debe a la presentación del plan estadounidense.

El partido Azul y Blanco consideró que el proyecto de Trump ofrece “una base sólida y viable para hacer avanzar un acuerdo de paz con los palestinos”. Pero “para que su aplicación sea posible, Israel debe dirigirse hacia un Gobierno fuerte y estable, encabezado por un individuo que pueda dedicarle todo su tiempo y energía” y no por una persona acusada de corrupción, “enredado en asuntos jurídicos y personales”.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.