Mundo

Nuevo récord de personas curadas en Italia, mientras siguen bajando los positivos


Italia alcanzó un récord de 2.934 personas curadas del coronavirus, mientras por tercer día consecutivo bajaron los positivos actuales de la pandemia que en el país provocó algo más de 25.000 muertes.

La Protección Civil informó que 2.943 se curaron del coronavirus, superando el récord de 2.723 alcanzado el martes.

Los datos, que confirman la tendencia a la baja de la curva en el país europeo, se dan en un contexto de una nueva baja en los casos positivos actuales por tercer día consecutivo, que se sitúan en 107.699, y los ya sostenidos descensos desde hace días en cuanto a las personas internadas.

De todos modos, el país informó que 437 personas murieron en las últimas 24 horas, una baja respecto de las 534 informadas el martes, que llevó el total a 25.085 desde el inicio de la pandemia.

Contra las mafias

Mientras se confirma la tendencia a la baja de la curva de contagios, el gobierno itaiano anunció que impulsará una serie de medidas para que las mafias no aprovechen la crisis del coronavirus una vez que se flexibilice la cuarentena vigente hasta el 3 de mayo.

"La reapertura de las actividades económicas se caracterizará por un déficit de liquidez y por la gran afluencia de contribuciones estatales y comunitarias", advirtió la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, durante un informe al Senado.

"Es por eso que insté a los prefectos a llevar a cabo una acción de inteligencia para garantizar la recuperación de acuerdo con las coordenadas esenciales de la legalidad", agregó Lamorgese.

El gobierno italiano dispuso la prohibición de funcionamiento a todas las industrias consideradas "no esenciales" hasta el 3 de mayo, cuando debería empezar la denominada "fase de convivencia" con el virus que permitirá una apertura gradual de actividades en medio de previsiones de caída de cerca del 10% del PBI para el primer semestre.

En ese marco, la ministra detalló que "se creó una sala de control en cada prefectura con la contribución de asociaciones, empresas, el mundo financiero, para compartir todos los elementos" sobre las medidas económicas.

"Estamos comprometidos a interceptar la nueva dinámica criminal con especial atención a los delitos de espionaje, los índices de infiltración de la mafia, como la extorsión, la usura y el lavado de dinero", agregó luego.

Por otro lado, el gabinete del primer ministro Giuseppe Conte ultima los detalles para lanzar en los próximos días la denominada "fase de convivencia" con el virus, con la que flexibilizará la cuarentena e iniciará una apertura gradual de las industrias, que según el diario Repubblica podría hacer que ya 2.8 millones de italianos regresen a sus trabajos el 4 de mayo.

De todos modos, según las versiones de prensa luego de una reunión de gabinete de este jueves, aún resta por definirse cómo se organizará el transporte público y cómo se estructurará el reparto de barbijos, que según el comisionado especial para la emergencia Domenico Arcuri está actualmente en 4 millones de unidades diarias a nivel nacional, lejos de las 7 millones necesarias para la reactivación.

Vuelve la entrega de pizzas a domicilio en Nápoles

Los habitantes de Nápoles, la ciudad del sur de Italia señalada como una de las probables cunas de la pizza, podrán volver a pedir a domicilio este manjar luego de que el presidente de la región de Campania, Vincenzo de Luca, levantara la prohibición que impuso hace 40 días, con el inicio del confinamiento obligatorio por el coronavirus.

Después de un puja entre el presidente de la región y los dueños de restaurantes y pizzerías, De Luca firmó la ordenanza por la que se permitirá desde el 27 de abril, como ya se hace en otras muchas zonas del país, la entrega a domicilio de comida, incluido el plato más popular de la zona y de toda Italia.

Los ciudadanos de Campania también protestaron en su momento por no poder encargar a las pastelerías uno de los dulces típicos de Semana Santa, la pastiera napolitana, una tarta de ricotta.

Ahora, con la decisión de De Luca, se podrá volver a pedir a domicilio pizzas y otras comidas, lo que servirá de ayuda a los empresarios del sector, que habían solicitado hacerlo para poder seguir trabajando tras el cierre de sus locales, reseñó la agencia de noticias EFE.

Además, la ordenanza permite la apertura de librerías y papeleras, lo que en Campania aún estaba prohibido, pese al decreto del gobierno italiano que así lo autorizaba.

"Este es un primer paso y una primera señal para relanzar las actividades económicas siguiendo una línea de responsabilidad y prudencia, que requiere el cumplimiento riguroso por parte de todos de las reglas para proteger su propia seguridad y la de los demás", escribió De Luca.