Mundo

Sánchez jugó todo al voto útil socialista en el último debate electoral


El presidente del gobierno saliente, el socialista Pedro Sánchez, favorito a ganar la votación, apostó todo al voto útil socialista: "No está en mis planes pactar con quien me pone un cordón sanitario", dijo en referencia a los liberales de Ciudadanos, ante la primera pregunta de los moderadores, que le recodaron su preferencia por acordar con la derecha tras los comicios de diciembre de 2015.

"Es muy importante concentrar el voto en el único partido que puede batir a la derecha y la ultraderecha", añadió en el arranque del segundo y último debate en menos de 24 horas, dejando claro que aspira a formar un gobierno monocolor, pese a que los sondeos pronostican que deberá buscar apoyos.

Los candidatos del conservador Partidos Popular (PP), Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, se relevaron en el papel de líderes de un eventual gobierno alternativo de derecha, intentando minar la credibilidad de Sánchez, al que insisten en acusar de "mentiroso", por decir que no pactó con los secesionistas.