Nacional

Crimen de motochorros en San Justo: un video refuerza la hipótesis de un entregador

Crimen de motochorros en San Justo: un video refuerza la hipótesis de un entregador

Faltaban unos 450 metros para llegar al banco. El conductor del Renault Logan fue derecho por la Ruta 3 y dobló para retomar por Arieta, donde está la sucursal. Los negocios abiertos y la calle repleta de gente marcaban el ritmo normal de un jueves a las 14.30 en el centro de San Justo. Una moto con dos ladrones se cruzó delante del auto y se desató la tragedia: los asaltantes mataron a una mujer e hirieron al chofer para robar 40 mil pesos. 

La víctima fatal fue María de los Ángeles Caccone (39), familiar de los dueños de un frigorífico que tiene cuatro sucursales en La Matanza. Era empleada administrativa y madre de dos hijos. Ambos juegan al fútbol en el Club 12 de Octubre, de Laferrere. "Estamos desconsolados", le dijo a Clarín Yésica, hermana de la víctima.

El auto en el que viajaba la víctima. Los asesinos dispararon contra la ventanilla del acompañante. (MARIO SAYES)

El auto en el que viajaba la víctima. Los asesinos dispararon contra la ventanilla del acompañante. (MARIO SAYES)

María había salido de la sede que el frigorífico tiene en Virrey del Pino, a la altura del kilómetro 40 de la Ruta 3. Llevaba en su cartera unos 40 mil pesos que tenía que depositar en el banco, ubicado sobre Arieta al 3400. Iba sentada en el asiento delantero, junto al conductor del remís que había contratado, Juan Marcelo Rearte (44). 

Según relataron los testigos, en la esquina de Australia y Arieta una moto con dos personas se cruzó delante del Logan. Uno de los ladrones bajó y quiso abrir la puerta del lado del acompañante. Como no pudo, rompió la ventana y comenzó a disparar. María recibió un balazo en el cuello y el asaltante le arrancó la cartera de sus manos. "Los billetes terminaron tirados sobre la vereda, con machas de sangre", describieron los vecinos. 

El mismo disparo que hirió a María habría continuado la trayectoria hasta la espalda del chofer, que tuvo que ser trasladado por un vecino en su auto. Este jueves a la noche continuaba internado en el Policlínico San Justo, en grave estado.

María y Juan no estaban solos. En el asiento trasero viajaba Marcos Fabián González (35). Fuentes policiales informaron a Clarín que González no llevaba su teléfono celular y que tenía otros 20 mil pesos escondidos en su ropa interior. Terminó ileso. 

Los investigadores analizan las imágenes de las cámaras de seguridad que los vecinos tienen en la cuadra. Según adelantaron fuentes del caso, hay una que tomó a los dos ladrones esperando en la moto durante más de 20 minutos, justo en el lugar por el que pasó el Logan en el que viajaban María, el remisero y González. 

La víctima trabajaba como empleada administrativa en un frigorífico.

La víctima trabajaba como empleada administrativa en un frigorífico.

Por eso, la principal hipótesis es que hubo un entregador, alguien que informó a los ladrones que la mujer trasladaba dinero en su cartera y brindó las coordenadas exactas.

Este jueves a la noche, el fiscal Claudio Fornaro le tomaba declaración a los testigos para intentar identificar a los motochorros. Además, analizaban el recorrido que hicieron para escapar.

Fuentes del caso adelantaron que el compañero de la víctima declararía hasta última hora de la noche para intentar relatar lo que ocurrió. 

Mabel, vecina de San Justo, tiene un kiosco a unos metros de donde ocurrió el crimen. "Vino un hombre corriendo, pidiendo que llamemos a la Policía, porque estaban robando. Salí con el teléfono en la mano y veo a dos mocosos que se iban, un auto frenó para no llevarlos por delante y ahí la gente empezó a gritar, pero no llegaron a reaccionar a tiempo. Eran dos mocosos en una moto chica, la verdad es que no me puedo recuperar, estaba ahí al lado", contó la mujer a TN. Y agregó: "Quisieron abrir la puerta del auto pero no pudieron, la chica no se resistió, hasta que rompieron el vidrio y los balearon".

Según el testimonio de la vecina es una zona insegura: "Acá roban muchísimo. Ella era una pobre chica que quería volver a su casa y ya no vuelve nunca más, es terrible lo que pasó", aseguró.

El martes, a unas 20 cuadras del lugar donde mataron a María, hubo una persecución que terminó con 80 disparos y un ladrón muerto. Fue en Ruta 3 y Ambrosetti, también en una zona comercial.

Todo había iniciado con una entradera en la calle Arrieta al 2500, donde amenazaron a una mujer que estaba guardando el auto en su casa. Cuando los ladrones se fueron, la víctima alertó al 911 y un patrullero comenzó a perseguirlos. Los asaltantes se resistieron a los tiros. Uno recibió un balazo mortal en la cabeza, otro fue detenido y el tercero logró escapar.

LM