Nacional

De la red de ensayos a las recomendaciones efectivas

De la red de ensayos a las recomendaciones efectivas

Los márgenes de los cultivos se han ido ajustando y hoy más que nunca es necesario maximizar los rendimientos. En ese marco, las empresas semilleras analizan en detalle cómo pueden mejorar la oferta a los productores. En el caso de NK, la marca que Syngenta relanzó para ampliar su oferta de genética y tecnologías, se sostiene en una amplia red de ensayos en distintas zonas argentinas.

Los ensayos se transforman en datos, que luego permiten conocer al detalle los productos. Eso abre el camino después para hacer un correcto posicionamiento de cada híbrido, a qué lote o a qué planteo va, y redunda en mejores recomendaciones a los productores. Así se pasa de un ensayo a una sugerencia que genera rentabilidad, a partir de las capacitaciones que se brindan a los distribuidores y asesores técnicos.

“Los productores validan la inversión y el desarrollo que venimos realizando en la evolución de nuestros girasoles porque tuvieron la oportunidad de comprobar los resultados en sus campos”, aseguró Francisco Pérez Brea, gerente de Marketing de NK, líder en los rendimientos de híbridos CL y alto oleicos.

Para que las recomendaciones sean efectivas, implementaron una herramienta innovadora, el sistema NK, que posibilita ver la interacción que hay entre la genética y el manejo, para así poder encontrar la mejor oportunidad de combinación en cada caso, que redunda en aumentos de los rendimientos. En una segunda etapa implementarán otras cuestiones como la densidad variable o el seguimiento satelital de cultivos, que maximice tanto el manejo como los rindes.

Cada híbrido de girasol ofrece opciones para diversas condiciones agronómicas y una notable resistencia a vuelco y a Downy Mildew.

Dentro de la nueva generación de híbridos alto oleico, y en especial para el NEA, NK apuesta tanto al rendimiento de grano como al contenido de aceite, característica que además permite a los productores obtener un valor diferencial.

Todos los productos de NK para girasol tienen gran contenido de materia grasa y, sobre esa base, cada híbrido tiene sus características específicas. Así, por ejemplo, entre los híbridos CL alguno se destaca por su contenido de aceite mayor y un alto potencial de rendimiento, del mismo modo que otro se destaca por su excelente comportamiento frente a vuelco o por sus resultados en ambientes de bajo potencial.

“Los productores notan que la genética NK mejora los negocios en el cultivo de girasol tanto para rendimiento como para materia grasa, la genética se hace realidad tanto en la cosecha como en la liquidación final y el Sistema NK brinda confianza y genera recomendaciones precisas, basadas en datos obtenidos durante años en la red de ensayos más amplia del país”, destacó Pérez Brea.