Nacional

Denuncian que hay súper que todavía venden bolsitas de plástico

Denuncian que hay súper que todavía venden bolsitas de plástico

Los sorbetes no son el único plástico con restricciones en la Ciudad: hace poco más de dos años, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño prohibió la entrega gratuita de bolsas plásticas, y también su venta en línea de cajas. La medida rige para hipermercados, supermercados y autoservicios de alimentos y bebidas.

En esa cartera resaltan que, desde que se implementó la resolución, “se evitó la entrega de más de 500 millones de bolsas, cantidad que entregaban los supermercados, hipermercados y autoservicios de la Ciudad antes de la medida”. También destacan que, previo a la prohibición, alrededor de un tercio de lo que se retiraba al limpiar los arroyos entubados porteños eran bolsas.

Pese a los logros que enumera el Gobierno porteño, aún existen huecos en la materia. Por un lado, y como pudo comprobar este diario, hay supermercados chinos que volvieron a venderlas en las líneas de cajas, a entre $ 2 y $ 5 por unidad.

“Me pasó hace poco en un comercio de Villa Devoto y di aviso. Cada vez que encontramos un caso, vamos al local y lo inspeccionamos, pero la verdad es que es un número muy marginal -sostiene Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público porteño-. El 95% de los que repartían bolsas son las grandes cadenas, que ahora están totalmente alineadas”.

Sin embargo, desde el ente que agrupa supermercados chinos, la Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y Países del Sudeste Asiático (CEDEAPSA), aclaran que “no registran casos de venta de bolsas de plástico en la caja”. “Tanto las bolsas de tela como las plásticas pueden venderse, siempre y cuando estén en las góndolas y no en la línea de cajas, porque ahí sí serían pasibles de multa”, señala Yolanda Durán, presidenta de la cámara.

Por el otro lado, la ley deja afuera las bolsas que se venden a 50 centavos o $ 1 en las cajas de cadenas de farmacias y perfumerías. Consultado por este diario sobre este punto, Macchiavelli remarca que “ese rubro representa una cifra muy marginal en términos de plástico”. “La resolución sólo abarca hipermercados y supermercados. Quizás en algún momento la ampliemos, pero ya el hecho de limitar las bolsas en los súper es un gran paso”, subraya.

Para el Gobierno porteño, los efectos adversos de las bolsas plásticas para el medio ambiente son múltiples: tapan sumideros, afectan el sistema de drenaje de la Ciudad, se escurren por los pluviales, forman “diques” que atrapan otros residuos. También, señalan, afectan a animales y plantas, especialmente los acuáticos.

Desde la Cámara de la Industria Plástica (CAIP) ven las cosas de forma muy diferente: “Esas bolsas estaban fabricadas bajo las normas IRAM y eran totalmente reciclables. Prohibirlas no es la solución, porque le saca al ciudadano la posibilidad de tenerlas para colocar allí la basura que se puede reciclar”, lamenta Sergio Hilbrecht, gerente de la Cámara.

JS