Nacional

Desfilaron contra las exigencias de la moda: "Nos dicen que nuestros cuerpos no encajan"

Desfilaron contra las exigencias de la moda:

Una pasarela distinta: 35 mujeres de entre 18 y 35 años con talles, medidas, estilos, actitudes y formas corporales diversas. El único punto en común: la ropa interior negra, que cada una eligió a su gusto y según su conformidad frente al espejo.

Ese fue el pantallazo del desfile que cerró el festival Bellamente, un encuentro que se realizó en el Centro Cultural Recoleta y que tuvo como focos potenciar la diversidad en la moda, que cada mujer cambie su mirada sobre sí misma y agudice su autoaceptación. “No hubo una selección ni un requisito para participar. La consigna fue que tuvieran ganas de mostrarse y de dar un salto”, completa Candela Yatche, una estudiante de psicología de 22 años, militante por la autoaceptación -como ella se define- e impulsora de esta movida que ya va por su segunda edición.

"En vez de compararnos, elegimos abrazarnos", uno de los lemas del desfile.

"En vez de compararnos, elegimos abrazarnos", uno de los lemas del desfile.

Valentina Garrido, de 21 años, fue una de las modelos por un día. Ni bien supo de la propuesta se entusiasmó. Su motivo fue más que claro: desde 2017 sigue un tratamiento por un trastorno en la conducta alimentaria y esta le pareció una buena idea para superar barreras y prejuicios que la limitan.

“Lo tomé como un desafío personal, para liberarme. Además, supuse que ayudaría a otras personas", completa esta estudiante de hotelería y turismo y asistente en un estudio jurídico.

Para Valentina Garrido, el desfile fue una manera de superar sus propias barreras.

Para Valentina Garrido, el desfile fue una manera de superar sus propias barreras.

Para no flaquear, Valentina mantuvo la decisión en secreto. Recién un par de días antes invitó a su mamá y a sus amigas y cuando bajó de la pasarela puso al tanto a su psicóloga. “Bloqueé el tema hasta que se acercó la fecha, para no pensarlo demasiado. Todas se pusieron súper contentas. Me dijeron que me vieron brillar”, cuenta emocionada a Entremujeres Clarín.

¿Por qué es fundamental esta movida? “Naturalizamos la imposición de un único cuerpo. Muchas chicas se sienten mal por no seguir este parámetro y está bueno remarcar que hay una diversidad que no se muestra”.

Y si bien en la publicidad hay algunos avances, “solo se incluyen personas de talles grandes para la ropa de ese segmento y no, en campañas de zapatos, perfumes u otro tipo de productos. También pasa en el cine o el teatro. Los gordos siempre actúan de gordos”, completa.

Cerca de 35 mujeres desfilaron contra los estereotipos en la moda.

Cerca de 35 mujeres desfilaron contra los estereotipos en la moda.

No más bullying

María Belén Olivera tiene 20 años y tampoco quiso quedar abajo de la pasarela.

Su disparador personal fueron los posteos en la cuenta de Instagram de Bellamente, que lleva adelante Yatche y tiene más de 40.000 seguidores.

“Los mensajes de Cande me ayudaron a valorarme, a verme con otros ojos y hasta a amarme, aunque suene exagerado. Empecé a verme linda por fuera y al mismo tiempo, a darme cuenta de que lo físico no es lo que importa”, cuenta a Entremujeres.

Un deseo de María Belén Olivera: que dejemos de hablar del cuerpo de otros.

Un deseo de María Belén Olivera: que dejemos de hablar del cuerpo de otros.

Hasta que dio el estirón, Belén tuvo sobrepeso y en el colegio, fue blanco de bullying. “Me cargaran por lo que me cargaran la palabra gorda estaba presente”, dice.

Desea “que dejemos de hablar del cuerpo del otro y que empecemos a mirar la belleza de cada uno, tal y como es”.

Detrás de escena

Mayra Díaz, en cambio, desfiló en la presentación que Bellamente hizo en el Congreso para el Día de la Mujer, y esta vez eligió alentar y apuntalar a las modelos desde el backstage.

“Después de ese desfile, me sentí distinta. Fue mágico. Significó encontrar una inspiración. Hablo de esto y se me pone la piel de gallina”, resume.

Mayra recuerda haber recibido en sus 27 años casi exclusivamente el mensaje contrario. “Nunca tuve el peso que mi familia, mi nutricionista o mis amigas consideraran ideal. Mis rulos también eran motivo de comentarios. Me decían que tenía que peinarme o alisarme”, recuerda.

Además, como su busto es abundante, está obligada a mandar a arreglar las prendas de arriba y conseguir un corpiño representa una verdadera odisea. “Por suerte, hay más emprendedoras dedicadas a los talles grandes”, puntualiza.

Mayra Díaz es activista por la diversidad corporal en la moda.

Mayra Díaz es activista por la diversidad corporal en la moda.

Ahora, siento que mi pelo y mis curvas tienen lo suyo. “Tengo otra percepción sobre mí y eso se refleja en los demás”, aclara.

La única consigna: subir a la pasarela en ropa interior.

La única consigna: subir a la pasarela en ropa interior.

Sobre nuevos parámetros en la moda, su respuesta es más que positiva. “El cambio es muy de a poco. Pero igualmente gratificante. Siento que más que una revolución es la evolución del ser humano”, finaliza.