Nacional

Destacan que disminuyó el daño en el girasol por ataque de palomas

Destacan que disminuyó el daño en el girasol por ataque de palomas

La caída de la superficie de girasol tuvo varios factores en los últimos años, pero uno de ellos fue el problema de la Torcaza mediana (Zenaida auriculata).

Esta problemática se profundizó hace 10 años en La Pampa, Sur de Córdoba, y en Santiago del Estero y en Chaco, donde se le suma la cotorra. Este auge de los ataques de la plaga fue debido a múltiples razones: la siembra directa, la reducción del área ganadera, el aumento de la siembra de sorgo y la disminución de predadores, entre otros.

“El aumento de la agricultura en siembra directa es porque deja todos los residuos de cosecha en superficie y los granos son alimentos para la paloma, pero esto no quiere decir que la siembra directa sea perjudicial”, reconoció Luis Arias, productor en La Pampa y ex presidente de la Asociación Argentina del Girasol (Asagir).

Así, explicó, que de tener dos nidadas la paloma (de dos huevos) por año pasó a tener 4,  lo que hizo que se incrementara la población en número de aves.

Pero destacó que desde hace  3 años aproximadamente que los daños causados por la plaga comenzaron a disminuir en los lotes girasoleros.

Luis Arias. productor pampeano y ex presidente de Asagir.

Luis Arias. productor pampeano y ex presidente de Asagir.

Segun Arias, no hay mucha investigación sobre esta merma, pero el principal factor que regula la dinámica poblacional de esta especie es el alimento disponible. Ya pasó en la década del 70, según trabajos del experto Dr. Enrique Bucher, cuando las aves disminuyeron en número cuando se quedaron sin comida ante la caída de la superficie de sorgo en el país.

“Pasó algo similar en los lugares donde los productores dejaron de hacer girasol o lo reemplazaron por el girasol confitero, ya que la paloma no puede comer la semilla porque es más grande”, describió.

Sin embargo, resaltó que sigue siendo un problema y varios productores dejaron de hacer girasol y otros disminuyeron sensiblemente su cultivo en las zonas donde la plaga está más presente.

En este sentido, dio algunos consejos agronómicos para disminuir los daños de la paloma torcaza en la oleaginosa: la densidad no debe superar las 35.000 plantas para favorecer el vuelco del capítulo, buscar híbridos que vuelquen el capítulo para que la paloma no pueda comer y que las siembras sean uniformes para que el nacimiento y desarrollo de las plantas sean homogéneos..

“El daño empieza después de que cuando el girasol llega a madurez fisiológica y se incrementa en la última semana previa a la trilla. Si esperamos cosechar con menos de 11%, tendremos los mayores daños. Una práctica es adelantar la cosecha con 15% de humedad y/o utilizar desecantes”, culminó.