Nacional

El insólito caso del edificio de Villa Crespo que se ofrece en alquiler a $ 25 mil por mes pero sigue desocupado

El insólito caso del edificio de Villa Crespo que se ofrece en alquiler a $ 25 mil por mes pero sigue desocupado

Veo veo. Es celeste, tiene cuatro pisos y terminó pegado al viaducto San Martín. Veo veo. Es una mole descolorida que intentan vender desde hace cuatro años, y alquilar desde mayo. Veo veo. Es el inmueble que se ofrece al insólito precio de $ 25.000 mensuales, con tres o cuatro meses de gracia si se le hacen los arreglos. ¿Qué ves? El edificio de avenida Corrientes 6099, unos 800 metros cuadrados de superficie cubierta a menos de un brazo de distancia del tren.

Su historia está hecha de secretos a voces, que en algunos casos terminaron en denuncias: por explotación sexual y trata de personas, en dos oportunidades, y también por usurpación, que fue seguida de desalojo. En febrero de 2015, una inmobiliaria de Belgrano publicó un aviso de venta del edificio en bloque. No pudo concretar ninguna operación.

Hoy el único sector ocupado es el del negocio de cocina peruana en planta baja, con buenas reseñas pero donde es mejor llevarse la comida que quedarse a comer. El resto es óxido, vidrios rotos y persianas despintadas. También, un cartel de venta combado y sucio, y otro más nuevo, colocado por la inmobiliaria Migliorisi, que lo ofrece en alquiler. Hace poco apareció un grupo interesado en instalar allí una escuela de artes marciales, pero aún no firmó ningún contrato.

La planta baja es el único sector del edificio ocupado y no está en alquiler. Foto: Luciano Thieberger

La planta baja es el único sector del edificio ocupado y no está en alquiler. Foto: Luciano Thieberger

Son esos tres pisos superiores los que buscan un solo locatario. Se ofrecen sólo para fines comerciales, no gastronómicos: su acceso por escalera dificulta habilitarlo como restaurante, excepto que se instale un salvaescalera, ese dispositivo con riel sobre el que se montan las sillas de ruedas para subir y bajar.

Según fuentes cercanas a la administración del inmueble, sus propietarios son chinos y compraron el edificio hace al menos 20 años, como una forma de inversión. Distintos comercios pasaron por allí: una panadería, un local de ropa, salones de fiestas. Después estuvo años usurpado. Y en 2013 hubo dos denuncias, por explotación sexual y trata de personas, que quedaron archivadas, indican desde el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad. También hubo otra denuncia, por amenazas, que nunca llegó a judicializarse.

Los propietarios del edificio son chinos y lo compraron como inversión. Foto: Luciano Thieberger.

Los propietarios del edificio son chinos y lo compraron como inversión. Foto: Luciano Thieberger.

“Se piden $ 25.000 por mes por los tres pisos, todo junto. Es un precio muy conveniente dada la superficie que es”, destaca Diego Migliorisi, de la inmobiliaria que lleva su apellido. Y aclara: “Igual hay que hacerle trabajos, porque los inquilinos lo dejaron en muy mal estado”.

El edificio de Corrientes 6099 por dentro.

El edificio de Corrientes 6099 por dentro.

Es ese estado uno de los motivos que explican un precio tan bajo por un edificio con tantas utilidades y en semejante ubicación, a pasos de la estación Dorrego del subte B. El entrepiso cuenta con cocina, tres baños y dos oficinas de 120 metros cuadrados con dos balcones al frente. El primer piso es una planta libre de 180 metros cuadrados con dos baños, y el segundo, 40 metros cuadrados de planta libre, un baño y dos terrazas: una de 20 por ocho metros, otra de cinco por cinco.

Piden $ 25.000 de alquiler por mes por los tres pisos. Foto: Luciano Thieberger.

Piden $ 25.000 de alquiler por mes por los tres pisos. Foto: Luciano Thieberger.

El otro motivo de la súper oferta es la excesiva cercanía de la propiedad con el tren, con el ruido que provoca. De hecho, “las propiedades próximas a una vía pueden ser expropiadas por el Estado, por lo que son más baratas”, explica Migliorisi. Su historia, oscura y difusa, completa el podio de razones por las que Villa Crespo sigue teniendo vacío su pequeño elefante celeste.

NS