Nacional

El menú familiar en tiempos de recorte: claves para pensar platos nutritivos y más económicos

El menú familiar en tiempos de recorte: claves para pensar platos nutritivos y más económicos

Los precios de los alimentos en alza y los recortes en el presupuesto implican poner en marcha estrategias para aprovechar al máximo los recursos y que la alimentación no pierda nutrientes ni calidad.

Una de las situaciones típicas en estos tiempos es aumentar el consumo de harinas y de grasas saturadas. Para evitarlo, los especialistas consultados por Entremujeres Clarín dan algunos consejos.

Recetas más rendidoras

Una regla más que conocida y aplicada desde siempre tiene ahora nueva vigencia: Los guisos, woks o tacos permitirán aprovechar mucho mejor la carne e incorporar una mayor variedad de vegetales, aconsejan desde #JuntosEsMejor, un grupo de profesionales destacados de la salud (médicos, licenciados en nutrición y profesores de educación física) que difunde en las redes sociales información probada sobre nutrición, agrupada en ese hashtag.

Otra alternativa es elegir cortes de carnes más económicos, quitarles la grasa y para tiernizarlos, cocinarlos a temperatura baja y más tiempo, en una bolsa para horno, envueltos en papel de aluminio o con caldo. En el plato, las proteínas -en este caso, la carne- deben ocupar un cuarto de la porción.  

Las frutas de estación, más económicas y sabrosas.

Las frutas de estación, más económicas y sabrosas.

Solo productos de estación

“Abundan, son siempre más económicos y, cuando se trata de opciones locales, no tienen implícito el costo de traslado ni del tiempo en frío”, aconseja la cocinera saludable Ceci Duca, creadora de la cuenta de Instagram Como Come León.

Para comenzar a incorporar nuevos sabores, la sugerencia es adquirirlos y después buscar una receta conveniente. Y no, viceversa.

Reemplazos convenientes

Los cambios de hábitos y en las listas de compras son inevitables. Pero no tienen por qué llevar a buscar alimentos de menor calidad -con harinas blancas o grasas saturadas-.

Algunas de las propuestas de #JuntosEsMejor: “Sustituir las nueces y almendras por maní sin sal agregada; las gaseosas, por jugos naturales o aguas saborizadas caseras -fáciles de hacer y más saludables-. También, preparar pan, budines integrales y yogur casero”.

El yogur casero es muy fácil de preparar.

El yogur casero es muy fácil de preparar.

Revalorizar las legumbres y los cereales

“Resultan muy económicos y combinados tienen los mismos beneficios que la carne y sin las desventajas de los productos de origen animal. Además, permiten una gran variedad de preparaciones”, recomiendan las nutricionistas Florencia Brunello y María José Villanueva, creadoras de la cuenta de Instagram Real Nutrición.

Se pueden preparar hamburguesas o guisos o incorporar en ensaladas bien completas.

Las legumbres pueden usarse en guisos o ensaladas.

Las legumbres pueden usarse en guisos o ensaladas.

Sin desperdicios

“Las frutas muy maduras son ideales para preparar compotas, budines o mermeladas; y las verduras, salteados, omelettes, croquetas. El pan y los sobrantes de comida se pueden freezar. Siempre es mejor hacerlo por porciones”, recomiendan desde #JuntosEsMejor.

Cambiar los lugares de compra

Los mercados de productores o ferias suelen manejar precios más convenientes.

También se puede optar por un bolsón de fruta. Contienen variedades de estación y brindan un aliciente para consumir una mayor variedad de vegetales o usar variedades que no compraríamos.

Otra opción es realizar una compra en conjunto con otra familia.

La cocción en papel de aluminio permite tiernizar la carne.

La cocción en papel de aluminio permite tiernizar la carne.

Hacer un menú semanal

“Ayudará a comprar lo justo y necesario. Además, permitirá armar un plan variado y nutritivo”, dicen Brunello y Villanueva.

Preparar viandas

Más allá del ahorro, llevar el tupper a la oficina o que los chicos lo lleven al colegio ayuda a comer más sano. Una forma de lograrlo es cocinar de más a la noche o destinar un día para preparar la base de distintas opciones y luego, ir completando la comida. Por ejemplo, cocinar algunos cereales o legumbres, saltear u hornear vegetales, preparar milanesas.