Nacional

En el interior sigue el paro de colectivos y ya convocan a una huelga nacional

En el interior sigue el paro de colectivos y ya convocan a una huelga nacional

Arrancó como una demanda de un puñado de intendentes del interior pero escaló: los empresarios apoyaron, el Congreso apura una discusión y apareció la amenaza de un paro nacional.

En Córdoba y Rosario, las dos ciudades más importantes del interior del país, hace más de 20 días están sin transporte público: hay paros de servicios por sueldos impagos o atrasados.

En Bariloche, Paraná y Jujuy, entre otras ciudades, ocurre lo mismo. En alguna, como Santa Fe, se levantó la medida en estas horas pero se anticipa un nuevo conflicto cuando deban pagar los salarios de mayo.

La crisis llegó a la Casa Rosada e involucró a los demás actores: la FATAP, entidad que reúne a los empresarios del transporte, pidió una intervención del Gobierno y la UTA, el gremio del sector, reclama una solución.

Apareció, además, la interna sindical: mientras la conducción del gremio, a cargo de Roberto Fernández pide una acuerdo, el sector UTA disidente, que responde a Miguel Bustinduy, convocó a un paro nacional para el miércoles en "solidaridad con los trabajadores del interior".

El gobierno nacional aumentó el fondo compensador fijado para que en el interior no aumenten las tarifas y giró, entre enero y abril, $ 1.500 millones por mes. Pero eso, dicen los intendentes, no alcanza porque se derrumbó la recaudación propia de las empresas. Estiman una necesidad extra de fondo de entre 1.000 y 1.200 millones de pesos mensuales.

Modificó, además, los porcentajes de reparto: durante la gestión de Mauricio Macri, el 90% de lo subsidios iba a empresas del área metropolitana (AMBA), con Alberto Fernández eso se redujo al 84%. Pero en medio ocurrió el COVID-19 y la cuarentena.​

¿Porqué hay paros en la mayoría de las ciudades del interior del país y no en AMBA, sin están afectados por igual por la caida del pasajeros producto del COVID y la cuarentena?

Lo explican los intendentes: en una ciudad como Rosario o Córdoba, los subsidios cubren el 40/45% del gasto de funcionamiento del sistema de transporte mientras que en Capital y el conurbano, el porcentaje ronda el 80%.

"En el interior, la cantidad de pasajeros cayó al 10 o 15% de lo que era antes de la pandemia. SIn esos ingresos, el sector es inviable", apunta un jefe comunal. Y asegura que en AMBA, el sistema funciona con los subsidios.

"No pedimos que le saquen al AMBA; pedimos que le den más al interior: que haya un sistema de más equidad", dijeron a Clarín Martín Llaryora, de Córdoba, y Pablo Javkin, de Rosario, que elevaron un pedido conjunto con Emilio Jatón, de Santa Fe; Adán Bahl (Paraná), Bettina Romero (Salta) y Gustavo Gennuso de Bariloche.

Algo similar ocurrió en Chaco, en Santa Rosa (La Pampa), en Catamarca y Jujuy, y días atrás se sumó a la demanda Héctor Gay, intendente de Bahía Blanca.

En el interior, destacan los dirigentes, el único medio de transporte es el colectivo y sin ese servicio -con paros de más de 20 días-, los gobiernos deben montar sistemas paralelos para el traslado de personal esencial como salud y seguridad.

Hubo conversaciones y para el martes está convocada otra audiencia con funcionarios de Transporte, a cargo de Mario Meoni, la UTA, FATAP y los intendentes. En paralelo, los jefes comunales enviaron a diputados y senadores una nota para iniciar, por vía legislativa, un debate sobre una reforma del sistema de transporte y los subsidios.

"El sistema de transporte, aun después de la pandemia, no volverá a ser igual. Así que hay que ir a un cambio de fondo", sostienen desde el interior y se enfocan en un punto: en todas las ciudades del interior, el pasaje de colectivos vale al menos el doble de lo que cuesta en el AMBA.

"Queremos ayudar a que los sectores más vulnerables puedan viajar con un precio de boleto más accesible, en un sistema de transporte de mayor calidad y con mejores frecuencias", aseguró Llaryora..​

En la nota a los legisladores, los intendentes advierten sobre "la delicada situación económica y financiera del servicio público de transporte automotor de las ciudades de Rosario, Córdoba, Santa Fe y Paraná que nos vemos fuertemente afectadas por las históricas asimetrías de distribución de compensaciones nacionales con respecto a las Jurisdicciones nacionales y las destinadas al Interior del país".

“Si vamos por ese camino, en el interior el sistema tiende a desaparecer”, aseguraron, en una nota compartida, los intendentes del interior.