Nacional

Encontró en los murales un oficio y la forma de contagiar alegría por los barrios de San Miguel

Encontró en los murales un oficio y la forma de contagiar alegría por los barrios de San Miguel

Con cada trazo en la pared del espacio Casa Pueblo, en San Miguel, Segundo Urbina recuerda la época en que solamente tenía tres colores para pintar. Hoy, su amor por el arte no sólo es su profesión, sino un medio para lograr cambios.

“Me encanta y me mueve que lo que hago sea algo inclusivo, porque muchas familias están marginadas y no tienen la posibilidad de acceder al arte”, cuenta el vecino de 22 años que adoptó el pseudónimo "Un Segundo" para firmar sus murales y darse a conocer en las redes sociales.

Mural realizado en el espacio Casa Pueblo, una organización comunitaria terapéutica ubicada en Irigoin 1761, en San Miguel.

Mural realizado en el espacio Casa Pueblo, una organización comunitaria terapéutica ubicada en Irigoin 1761, en San Miguel.

Inspirado en la naturaleza, el joven dibujante busca convertir espacios fríos y olvidados en coloridas obras de arte. En cada una de las paredes, sus pinturas brillan con matices de cian, magenta, violeta y verde. "Los animales son seres vivos muy mágicos que nos generan muchas emociones. Siempre trato de ilustrar animales menos conocidos para brindar una nueva mirada", explica.

Segundo nació en Perú. Se crió en Lima y, en 2007, se mudó con su familia a San Miguel. Su mundo cambió cuando terminó la escuela y llegó el difícil momento de elegir una carrera.

El mural que pintó junto a los vecinos en Manuel Fraga 2369, barrio Los Monoblock, en San Miguel.

El mural que pintó junto a los vecinos en Manuel Fraga 2369, barrio Los Monoblock, en San Miguel.

“Pensaba elegir Educación física, pero al no haber vacantes tuve que elegir otra cosa. Lo más cercano y disponible, en San Miguel, era Arte”, cuenta. “Quedé en lista de espera porque no tenía ninguna noción del arte, ni tampoco algún familiar que me haya guiado de chico en ese ámbito”.

Con tenacidad, insistió varios días seguidos, yendo a la entrada de la Escuela Municipal de Artes Visuales a pedir que lo anotaran. Con la ayuda de una profesora, logró ingresar a la cursada. “Yo llegaba a la noche y me quedaba investigando en YouTube sobre todo lo que había aprendido en la escuela”, recuerda.

Aunque tuvo que abandonar la carrera para trabajar, Segundo siguió pintando en su tiempo libre. "Un día me animé a publicar cuadros pequeños en Facebook. Una persona me contactó para comprarme uno. Con esa plata pude comprar más materiales para poder seguir pintando”, recuerda.

Su obra en el Club Solidario "El Merendero" de barrio Sol y Verde, San Miguel.

Su obra en el Club Solidario "El Merendero" de barrio Sol y Verde, San Miguel.

Gracias a esas ventas pudo conseguir pintura de látex. Y pasar de los cuadros a los murales. "Mi amiga Paula me abrió las puertas de su casa, donde pinté mi primera pared. Hice a un pajarito que está volando, como si me abriera las alas", cuenta Segundo. "Me animé a dejar mi número por si alguien me llamaba, y resultó que sí", agrega el artista, que comenzó a dejar imágenes no sólo a pedido de gente: también colaboró con hogares comunitarios, barrios carenciados y centros culturales donde da talleres. 

“Yo estoy un segundo, un instante, pero después el muro es permanente -explica sobre su seudónimo-. Las personas tienen que ser parte de la creación, porque la obra los va a estar acompañando mucho tiempo, aunque yo me vaya”, agrega.

Mural que realizó para una familia en Chimbas,  San Juan.

Mural que realizó para una familia en Chimbas, San Juan.

Motivado por las charlas y sonrisas que le regalaron las familias, llegó a expandir su arte hacia otros barrios e incluso, hacia otras provincias como San Juan, Corrientes y Río Negro.

También lo contactaron de diversos asilos e instituciones terapéuticas, donde también da talleres a chicos y adultos. Así descubrió que con sus obras podía ayudar a mucha gente. “Cambiarles su mañana, su mediodía o su tarde con una pintura mía, y que eso les haga bien, es muy reconfortante para mí. Siento que el arte es transformador y que genera cambios en las personas”, cierra.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA
  • San Miguel

  • Arte

  • Artes Visuales

  • Gran Buenos Aires

Comentarios

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active
Cancelar
Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.