Nacional

Lin Dan, el héroe nacional chino que puso en riesgo su prestigio por un romance en las sombras

Lin Dan, el héroe nacional chino que puso en riesgo su prestigio por un romance en las sombras

El chino Lin Dan, el mejor jugador de bádminton de la historia, anunció su retiro a los 36 años, luego de haber conquistado dos medallas de oro olímpicas y cinco títulos mundiales, y haber ganado los siete torneos más importantes de su deporte. Sin embargo, cuando se hizo pública esta noticia, no fue la impresionante hegemonía que construyó lo que los fanáticos recordaron en las redes sociales. Es que un romance extramatrimonial de tintes novelescos con un famosa actriz y modelo china casi le cuesta su status como "héroe" de su país.

Nació en 1983 en Longyan y cuando tenía apenas cinco años tomó por primera vez una raqueta de bádminton. Sus padres querían que fuera pianista, pero él se enamoró de ese deporte. Fue el comienzo de una historia llena de éxitos.

Desde su debut profesional a los 18 años, fue el gran dominador de la escena internacional. Ganó su primer título olímpico en Beijing 2008 y repitió el festejo en Londres 2012​, con lo que fue el primero en defender un oro desde el debut de su deporte en el programa olímpico en Barcelona 1992. Conquistó cinco coronas mundiales entre 2006 y 2013.

Y en 2011, tocó el cielo con las manos al completar el Super Grand Slam: ganar los Juegos Olímpicos, un Mundial, la Copa del Mundo, la Thomas Cup, la Sudirman Cup, el Super Series Masters Final, el All England Open, los Juegos Asiáticos y el Campeonato de Asia. Fue el primero en la historia en lograrlo.

En Londres 2012 se colgó el oro, el segundo tras Beijing 2008, y se transformó en el primer jugador de la historia en defender el título olímpico desde el debut de su deporte en el programa olímpico en Barcelona 1992.

En Londres 2012 se colgó el oro, el segundo tras Beijing 2008, y se transformó en el primer jugador de la historia en defender el título olímpico desde el debut de su deporte en el programa olímpico en Barcelona 1992.

Esos logros, sumados a su extraordinario talento como jugador y a su carisma lo transformaron en un ícono del deporte chino.

Hacia finales de 2016, su vida parecía perfecta. Los fanáticos lo adoraban, los niños querían seguir sus pasos y todos sus compatriotas miraban sus partidos y festejaban sus victorias cada vez que él salía a la cancha.

En octubre de ese año, además, le dio la bienvenida a su primer hijo, Xiao Yi, con su esposa Xie Xingtang, una ex jugadora y campeona mundial de bádminton con la que había comenzado una relación en 2003 y se había casado en 2012. Juntos eran una especie de "familia real" del bádminton, que en su país es tan popular como el fútbol en Argentina.

Todo era color de rosas en la vida de Super Dan, como lo apodaron sus compatriotas. Hasta que estalló el escándalo que puso en peligro su reputación, su matrimonio y lo dejó en el centro de las críticas.

Unas semanas después del nacimiento de su hijo, aparecieron en Weibo, una red social china similar a Facebook​, fotos del jugador junto a Zhao Yaqi, una famosa actriz y modelo. La publicación se hizo viral, fue compartida por más de 200 mil personas y tuvo cerca de 40 mil comentarios.

Sumó cinco títulos mundiales. El último, en 2013. Foto: ITTF

Sumó cinco títulos mundiales. El último, en 2013.Foto: ITTF

La indignación fue nacional. La gente golpeó sin piedad al campeón. "Un error desvergonzado te ha mandado de cielo al infierno", escribió un usuario de esa red social. Otro se preguntó: "¿Sabías que eras el orgullo de 1,3 billones de chinos? ¿Y ahora qué?". Y hubo quien aseguró: "No importa cuán extraordinarios sean tus logros deportivos: no serás nunca un buen padre ni esposo. Esto es imperdonable. Has descuidado tus responsabilidad como hombre".

La admisión de culpa y la tibia disculpa que esbozó Dan no ayudaron a calmar los ánimos. "Como hombre, no voy a defenderme. Pero mi conducta lastimó a mi familia. Les pido disculpas. Lo siento", aseguró en esa página web. Tampoco el hecho de que su mujer lo perdonara públicamente. En China, durante semanas, no se habló de otra cosa.

"He dedicado 20 años de mi vida a este deporte que amo y ahora es tiempo de decir adiós", afirmó hace unos días al anunciar su retiro. Foto: ITTF

"He dedicado 20 años de mi vida a este deporte que amo y ahora es tiempo de decir adiós", afirmó hace unos días al anunciar su retiro.Foto: ITTF

El paso de los años aplacó el enojo de los fanáticos, pero no los hizo olvidar. Cuando a principios de esta semana, Dan anunció en las redes que colgaba la raqueta -"He dedicado 20 años de mi vida a este deporte que amo, ahora es tiempo de decir adiós", afirmó-, entre los mensajes de felicitaciones por su gran carrera hubo muchas duras críticas por lo que ocurrió hace ya casi cuatro años.

Algunos de sus fanáticos nunca lo perdonaron. Pero Dan hizo tanto por el deporte de su país que su reputación sobrevivió ese escándalo digno de una novela. Por eso, más allá de esas nuevas críticas, en China celebran la carrera de su gran campeón, del héroe nacional, del jugador que hizo historia con una raqueta de bádminton.

HS